Seleccionar página

Menudo verano movidito para Blizzard. Después de las acusaciones, los comunicados, las entradas y salidas de empleados, y las promesas de renovación, llega uno de los cambios más drásticos para nuestro juego favorito: las misiones de lore desaparecen del juego.
Así es, pero, tranquilidad amigos, no todo está perdido. Por un módico suplemento mensual, que se añadiría a la suscripción de forma optativa, podremos seguir al tanto de todo el lore.

Hablamos con nuestro becario de confianza, «Anónimo 3.1.5»:

En su  afán por renovar el juego y todo lo que le rodea, la empresa está haciendo muchísimos cambios. Uno de los más interesantes, y más revolucionarios, es el de «escuchar a la comunidad». Parece algo obvio, pero si algo ha caracterizado a Blizzard desde siempre es precisamente que pasa de todos sus jugadores, o casi todos. Los haters son bien recibidos, siempre. Siempre se hace caso a cosas como «esta misión es muy difícil, no puedo hacerlo con mi paladín healer», «Torghast es un dolor de muelas, poned niveles para mancos» o también «no me interesa el loreeeeeee».

Este último punto ha supuesto un toque de atención muy importante. Por eso, los directivos han decidido que, a partir del parche 9.2, las misiones «de lore» ya no aparecerán en el juego. Para saber lo que ocurre con los líderes de Azeroth y demás personajes, habrá que comprar los libros (virtuales, eso sí) para acceder a este contenido. Cuando paguemos la suscripción (yo también la pago, soy becario KEK) con la ficha dentro del juego, habrá una opción para «comprar lore» por unos cuantos miles de oro más. Si lo haces vía web, serán unos módicos 5 dólares.
Con esto, podrás acceder a todo el lore que quieras, mediante esos libros virtuales. Y ojo, podrás personalizarlo si pagas más cantidad. Por ejemplo, «Crónicas, Vol.1» por 200k, «Crónicas, Vol.1 a tu gusto»: 2000k» y «Crónicas, Vol.1, con tu personaje como protagonista», 20000k. Y así con todos los libras que ya existen, y los que salgan en un fututro, con el lore de las misiones.

Una ganga, vaya.
Ve y paga tu lore, adalid.

 

El becario 3.1.5