Seleccionar página

Es evidente que, de un tiempo a esta parte, los jugadores de World of Warcraft se han ido decantando por una facción que ha pasado a convertirse en la clara dominante: la Horda. Los motivos pueden ser muchos y cada persona tiene los suyos propios, pero lo que más le interesa a la comunidad es la jugabilidad. Al final, la gente se está aglutinando en la misma facción para tener más opciones para buscar y encontrar gente con la que jugar.

La compañía norteamericana es consciente de este desequilibrio, pero ¿sería capaz de romper con el clásico concepto de facciones? Horda vs Alianza ha sido un pilar fundamental durante toda la vida WoW, ¿Es necesario cambiar el juego a un diseño mucho más moderno, donde la facción que elija el jugador no limite con quién puede jugar?

A nivel de lore cada vez es más evidente que ambas facciones, al margen de sus diferencias, han tenido que dejar sus rencillas a un lado, y han tenido que colaborar para luchar contra enemigos comunes mucho más poderosos; de no hacerlo así, ambas acabarían siendo derrotadas. La historia pues, ya ha estado preparando el terreno para desencadenar en el siguiente paso lógico: «diluir» las facciones, tal y como las conocemos hoy en día.

Blizzard podría estar preparando el terreno para futuras expansiones e implementar un sistema que rompa con la limitación que éstas tienen, pero sin eliminarlas. El concepto de Horda y Alianza pasaría a ser un «cosmético» a nivel de jugabilidad. La gente de ambas facciones podrían interactuar entre sí para enfrentarse a mazmorras, bandas o campos de batalla juntos, sin importar la facción que más les guste.

¿Esto quiere decir que la Horda y la Alianza desaparecerán y se unirán o algo similar? No creo que eso llegue a pasar. Las razas que pertenecen a cada facción tendrán su significado igualmente. De la misma manera que existen equipos de futbol y luego se concentran en la selección que representa un país, por poner un ejemplo. Que pepito sea del equipo «X» o fulano sea del equipo «Y» no impide que luego en la selección no puedan jugar juntos. Hay que entender que WoW ya ha transcendido de liga. A nivel de lore, las diferencias terrenales ya son insignificantes en contraposición a los desafíos a nivel cosmológico que nos está planteando Blizzard.

¿Qué pasará con el PvP? Como sucede en la vida real cualquier persona puede atacarte. Que un jugador pertenezca a una facción y que no pueda atacar a un semejante es una limitación simplista. Las motivaciones para luchar contra otro jugador, aunque pertenezca a tu misma facción, puede ser de lo más variopinta. Desde luchar por recurso, hasta por placer puro del enfrentamiento. Al final cada jugador mira por sí mismo dentro de este contexto. Lo lógico en un mundo tan hostil como Azeroth es que haya libertad para que el jugador decida a quién atacar y por qué. Creo que el paso natural para el modo de guerra, será un Todos vs Todos, en los que caben grupos y bandas organizadas para luchar entre sí, sin importar la facción.

¡¡Pero, si blizzard hace algo similar dejaría de ingresar un suculento dinero por los cambios de facción!! Cierto, y quizás por ese motivo no lo han hecho ya. Pero qu’e sentido tiene una facción totalmente mayoritaria Horda si apenas hay jugadores Alis contra los que luchar, al final el margen de beneficio se estrecha con cada jugador que migra a la Horda, llegará un punto en que deje de ser rentable.

Se podría entender que esta situación es meramente estacional, una moda. Y aunque la facción «chupi» hoy en día es Horda y en unos años podría cambiar a la Alianza y tampoco habría drama. Sin embargo, cualquiera puede ver que la tendencia cada vez tiene más peso hacia un lado, porque a la gente lo que interesa es jugar con otra gente y va donde más opciones tenga, al final no existe tal rotación, es una bola de nieve que cada vez se hace más grande.

Puede resultar redundante recordar esto, pero World of Warcraft es un juego, y como tal se disfruta mucho mejor entre amigos. La facción debería ser irrelevante, lo importante es disfrutar con nuestra gente sin que se sienta condicionada a cambiar a un lado u otro. Quizás toca cambiar el modelo de juego, quizás toca avanzar y evolucionar.

Este artículo es una opinión personal.

No representa al resto del equipo de ElPergamino.es ni tampoco al sitio web.