Seleccionar página

«Cada vez que salgo a tomar el aire esos ‘adalides’ me asaltan y me roban la bolsa»

 Desde que empezó el evento de Pre-expansión, podemos observar cómo cientos de personas se dirigen a Corona de Hielo, no sólo para para matar agentes de la Plaga, sino también personajes que en su día fueron ilustres bosses de mazmorras.
Dos de ellos 
hablan hoy en primicia para denunciar el bullying recibido: Bronjham y Skadi “el Despiadado”.

Ambos individuos se quejan del constante acoso al que se ven sometidos durante estos días.

“Es insoportable – dice Skadi – yo estaba muy feliz en Utgarde, a veces incluso venían a verme con niños, pero de repente, estos heraldos me llevaron en volandas y me dejaron tirado en mitad de Corona de Hielo, para que venga toda esta gente a matarme. Cuando me dijeron que El Carcelero tenía planes para mí, no me esperaba nada de esto. No hay derecho – se queja – se piensan que voy a soltarle mi protodraco a todos. Ja! Están muy equivocados, así no se hacen las cosas.” – se reafirma Skadi.

En cuanto a Bronjham, le ocurre algo parecido:

“¡Es una falta de decoro absoluto! Vienen en tromba, me matan y se quedan sobre mi cadáver, pisoteándolo como si fuese un felpudo, con sus monturas enormes. Es lamentable. Yo no fui a las Shadowlands para esto. ¿No les bastaba con venir en Navidades por mi bolsa? No señor, se regodean con nuestro dolor.”

Lo más grave – según nos cuenta Skadi –  es que el resto de compañeros traídos de vuelta para el evento, no está sometido al mismo acoso:

Mira a la reina de sangre Lana’thel, por ejemplo, ni una sola queja, está encantada con todo este lío.
¿O qué me cuentas de Cuernotrol? ¡Son unos ídolos! No es justo.

”Los dos muestran su preocupación, puesto que ahora entran en la segunda y última semana del evento “va a ser muy duro, ahora vendrán más que nunca” – nos comenta Skadi. “No quiero ni pensarlo, yo sólo quiero regresar a mi Forja de Almas y seguir con mi vida, no sé si podré soportarlo” – confiesa Bronjham.

Sin duda, unos testimonios muy a tener en cuenta. Esperemos que los responsables tomen cartas en el asunto, y acabe pronto todo este despropósito.