Se me estaba haciendo un poco larga, pero como estaba interesante, la dejé.

Poco ha tardado en hacerse viral la historia de Michael J. Clarke, un hombre de mediana edad norteamericano y aficionado a los videojuegos desde niño.

Al parecer, Michael estaba dándose una vuelta por el play store cuando vio un «juego» del que nunca había oído hablar: «Netflix»

Por curiosidad se lo descargó y decidió contratar el mes de prueba para probarlo.

Al principio creía que era un recopilatorio de juegos de otras plataformas, pero tenía títulos que no había oído en mi vida. Así que probé con el que más me llamó la atención, «Stranger Things», y como mi genero favorito de videojuegos es de terror, pensé que sería una buena idea. 

Así es como Michael comenzó a ver el primer capítulo creyendo que era el vídeo introductorio. Después del primer capítulo vino el segundo y luego el tercero, el cuarto…

Finalmente Michael se tuvo que ir a dormir porque trabajaba al día siguiente, así que paró la supuesta «cinemática» y se fue a dormir.

Al día siguiente, en el trabajo, lo comentó con algunos compañeros de gamers y todos estallaron en risas al escuchar la historia.

A pesar de las burlas de mis compañeros, no me creía lo que decían, así que me fui a casa y vi el resto de la «cinemática» hasta que terminó… fue ahí cuando sospeché que realmente ellos tenían razón y yo estaba equivocado.

Finalmente, Google me sacó de dudas. 

La viralizada noticia llegó hasta las oficinas de Netflix, quien anunció ayer mismo que les parece una historia interesante para convertirla en serie.

Ve y termínate la temporada, Adalid.