Seleccionar página

La cadena introductoria a las Islas Dragón trata de un caballero dracthyr, con un marcado código de honor, que está entrenando a un joven príncipe del vuelo Negro llamado Anol. El padre de Anol, el rey Freynol, es un despiadado y cruel monarca que está a punto de invadir una aldea de dractyrs del vuelo Verde. El joven príncipe Anol va presto a la batalla, pero es herido de gravedad en lo que tendría que haber sido un enfrentamiento donde iba a derrocar a su cruel y desalmado padre.

La reina Aislintraza, una dragona del vuelo Rojo, lo lleva ante D’raco, un poderoso ser del Vacío Abisal, quién entrega parte de su corazón al herido muchacho y cauteriza esa herida con su magia. Agradecido con él y aunque no ha visto su verdadera forma, el caballero que entrenaba al príncipe, Sir Bowel, promete saldar esa deuda en un futuro.

Al pasar los años, Anol revela ser tan brutal y despiadado como su padre y Bowel atribuye esto al infeccioso corazón del Señor del Vacío y jura vengarse. Con los años, Bowel se convierte en un cazador de entes del vacío, y deja de lado su código de honor y empieza a ganarse la vida como cazarrecompensas de criaturas abisales. Por un módico precio salva a las aldeas Dracthyr que han sido infectadas con la magia vil. Hasta que, sin saberlo, da con D’raco, el último ser del Vacío que queda en las islas Dragón.

Tras ayudarlo en una batalla final, Bowel y D’raco quedan empates, y el ser del Vacío lo manipula al decirle que, si lo mata, se quedará sin trabajo y sin todo ese suculento oro que pagan las aldeas, así que llegan a un acuerdo donde ambos podrán ganarse la vida, aunque sea estafando a otros Dracthyr.

No queremos desvelar mucha más trama, ya que se presupone que esta campaña trascurrirá en entre el 10.0 y concluirá en el 10.1 desencadenando en la presentación del verdadero villano de la expansión.

Y cómo decíamos, esto nos recuerda mucho a la trama de esta fantástica película de 1996. ¿Un guiño o unexpolio a su trama?

Ve y visona la película adalid, puede que te haga ahorrar los eurillos de una la expansión.