Seleccionar página

La compañía californiana favorita de la comunidad (Activision Blizzard King, de todos los Santos) lo ha vuelto a hacer. Utilizando uno de sus buques insignia, ha conseguido que los gamers más reticentes jueguen con su móvil, o en PC.

Wyatt Cheng se hizo famoso en la Blizzcon de 2018 cuando sufrió en sus propias carnes la desaprobación de un público que esperaba el anuncio de Diablo IV y se encontraron con un juego para móviles, a lo que Cheng les espetó: “No tienen móviles para jugar” generando aún más indignación. Anécdotas aparte, el bueno de Cheng se curró con su equipo una adaptación del juego de móvil a pc, ya que preveían que los jugadores, ante el rechazo inicial, usarían emuladores de Android para jugarlo, hasta aquí bien. Cheng, well played.

Sin embargo, desde el 2 Junio, que ya se puede jugar a este título, la controversia no viene por la calidad del mismo. Diablo Inmortal encierra un sistema de juego que, aunque no es del todo cómodo en su formato móvil, sí lo es en PC. Puede que los más benjamines del lugar quizás estén mucho mejor adaptados a los dinosauros que los preceden en cuanto a juegos de móvil se refiere.

No obstante, ni siquiera la buena adaptación a pc, la jugabilidad, las actividades diarias, ni la historia, han podido eclipsar lo que más adolece el juego, las microtransacciones.

Jerry Miller, de Nevada, de toda la vida, conoce como la palma de su mano todos los trucos y secretos de los casinos, incluso los online. Nos cuenta que siempre ha sido un jugador fiel a Blizzard y como no podía ser de otra manera, probó Diablo Inmortal. El bueno de Miller se encontró con una sorpresa mayúscula al comprobar de primera mano que, una vez llegado a nivel máximo, si quería potenciar plenamente su personaje, tenía que pagar. Al principio, no le dió importancia, compraba los servicios más baratos y eran un pequeño capricho asumible. Días después se dió cuenta que estaba firmando una aplicación de hipoteca para hacer frente a los pagos diarios del juego, y de repente por su cabeza aparecieron recuerdos de Vietnam de cuando pasó aquella temporada funesta en Las Vegas.

Así que ya sabéis niños, no compréis nada, CACA, no se hace. Jugad y disfrutad de la historia, no piquéis en el mayor pecado, pues contra Diablo no hay victoria posible.

Blizzard: bien jugado. Inmoral, pero bien jugado. Has llevado tu título al mayor de los pecados, la avaricia. No obstante, han querido subir de level, y la fecha de salida de Diablo IV se anunciará en un evento especial en Las Vegas.

Sí amigos y amigas, no es una broma, todo parece apuntar a que el bueno de Bobby Kotick quiere dejar la compañía, hasta que ésta pase a ser propiedad de Microsoft, por todo lo alto.

Se especula que durante la ceremonia habrá un espectáculo de cosplay de súcubos y que la entrada será obscenamente cara, solo apto para los gamers más pudientes, como Quin69 que se gastó más de 10.000 dólares en Diablo Inmortal y no consiguió ninguna gema legendaria de 5 estrellas.

Quin69 nos comentó que está deseando que salga Diablo IV y que ya le ha puesto límite de saldo a su tarjeta de crédito: “No estoy dispuesto a gastar más de 9000 dólares, podría costarme el divorcio.”

Confiemos en que la mano negra del P2W no contamine para siempre una de las mejoras sagas de videojuegos.

Id y jugad, pequeños adalides, Santuario os necesita con la cartera llena para poder satisfacer a los goblins del tesoro que tanto os gusta matar, y obtener su ansiado botín xD.