Seleccionar página

La espada que representó el valor de Alterac durante la segunda guerra.

En World of Warcraft existe una serie de objetos que, aunque no son legendarios, por la historia y el romanticismo que les envuelve, deberían serlo. 

Uno de ellos es la Espada de Valorian, y hoy en el pergamino te contamos su historia. 

Durante los turbulentos días de la Segunda Guerra, cuando Azeroth se encontraba en el filo de la destrucción debido a la invasión de la Horda, un general del ejército de Alterac, cuyo nombre ha sido olvidado por muchos, se enfrentó a una decisión que cambiaría el destino de su reino para siempre. Este general, profundamente descontento con el pacto de traición hecho por Aiden Perenolde con la Horda, decidió tomar medidas audaces para defender a su pueblo y restaurar el honor de Alterac.

Buscando una herramienta poderosa que pudiera igualar el poder de los orcos, el general se volvió hacia el legendario Maestro Forjador Brumehierro. Conocido por su habilidad incomparable en la forja de armas, el Maestro Forjador era una figura venerada en todo Azeroth. Al recibir la petición del general, Brumehierro supo que la situación era grave y que se requería una solución igualmente formidable.

El general le encomendó a Brumehierro la tarea de forjar una espada que pudiera empuñarse contra la Horda y simbolizar la resistencia de Alterac. Una espada que encarnara la determinación de aquellos que se oponían al pacto de traición y que inspirara valor en los corazones de los soldados. Con solemnidad, el Maestro Forjador aceptó el desafío, comprendiendo la importancia de su tarea.

Durante meses, el Maestro Forjador Brumehierro trabajó incansablemente en su fragua, utilizando los metales más resistentes y las técnicas más antiguas y secretas de su oficio. Cada golpe de su martillo resonaba con la determinación de aquellos que buscaban la libertad y la justicia para su reino. La espada que emergió de la fragua brillaba con una luz resplandeciente, su hoja afilada como la voluntad de los hombres y mujeres que la empuñarían.

El general recibió la espada con gratitud y determinación. La nombró la «Espada de Valorian», en honor a los valientes defensores de Alterac y en desafío abierto al pacto de traición. Con la Espada de Valorian en mano, el general lideró a sus tropas en la batalla contra la Horda, desafiando el status quo impuesto por Perenolde y proclamando su lealtad al verdadero espíritu de Alterac.

Aunque la historia de la Espada de Valorian ha sido enterrada en los anales del tiempo, su legado perdura como un símbolo de valentía y determinación en tiempos de traición y adversidad.

La búsqueda de la Espada de Valorian comienza en las Montañas Crestagrana. Los jugadores deben hablar con el herrero renombrado Thargas Forjabatalla, quien les dará la primera pista sobre la ubicación de la espada.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.