Seleccionar página

Tras unos años muy duros, varios de los miembros de las Curias pasarán sus vacaciones en Azeroth

Como todos sabemos, estos dos últimos años las Tierras Sombrías han estado sufriendo un ataque sin igual por parte de Zovaal y sus tropas.
Por fortuna, los héroes de Azeroth han estado ahí para detener el circo avance de los malévolos planes del Carcelero, consiguiendo, otra vez, salvar el mundo. Bueno, el mundo de las almas KEK

Tenemos un nuevo Enjuiciador, las Curias han recuperado su poder y todos están de risas y fiestas, ánima va, ánima viene, un conducto por aquí, una protoforma por acá.

Los responsables de cada Curia, entre tanto jolgorio, han decidido que debían premiar a sus habitantes con unas merecidas vacaciones. Eso sí, de forma escalonada, para no ir invadiendo distintos mundos a diestro y siniestro.
Como no podía ser de otra forma, han acordado que el destino ideal es Azeroth.
Y los primeros en animarse han sido los Kirianos.

Desde que Pelagos ya no está entre nosotros, Kleia está insoportable – nos confiesa la Arconte – y he decidido enviarla un par de semanas a Azeroth. Sé que está entusiasmada, el Adalid es su segunda cosa favorita en todo el Universo (la primera era su alma gemela) y quiere saberlo absolutamente todo de ese mundo, así que, ea, allá que os la mando.

 

«Vamos a la playa, Adalid, pi, pi, pí!»