Seleccionar página

Los bañistas no daban crédito al ver a la Bendita Madre repartiendo helados.

Ya está aquí, ya llegó, ¡es el verano! Con sus hogueras de San juan y sus guiris estilo gamba quemada, da comienzo la temporada más esperada y odiada por todo el mundo. Las merecidas vacaciones en la playa / piscina / río ya están entre nosotros y muchos han acudido raudos y veloces a disfrutar de estos espacios. Bañadores chillones, flotadores de animales, niños escandalosos, arena caliente y resbalones piscineros se repiten cada año en todo el país.

Este año, sin embargo, saltaba la sorpresa y no era otro inglés precipitándose por un balcón, era la aparición de la Bendita Madre, más conocida como Lilith, en medio de una playa alicantina.

Se formó un remolino de arena junto con un humo extraño de color azul y entonces apareció Lilith. Tenía un vestido colorido y venía con pelotas de playa y helados para todos. Fue muy raro verla tan cercana y amable, la verdad, pero después de un rato ya era una más, tomando el sol y  bañándose en el mar. (Juan Antonio García, alicantino de toda la vida)

«Yo sólo quiero relajarme un poco antes de regresar a Santuario. ¿Queréis un helado infernal?» (Lilith, Bendita Madre)

 

No se descarta que otros sigan su ejemplo y veamos en las costas españolas a Inarius o el propio Carnicero.

Todos merecen descansar, Adalid, incluso tu. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.