Estamos ya en septiembre y con él, comienza la etapa de la vuelta al cole. Los peques de las familias de la capital alianza preparan ya sus mochilas, libros, tintas y plumas para comenzar con su formación académica, que, tras unos años, dará paso a una nueva generación de NPC que nutrirán las futuras expansiones del WoW.

Hasta aquí todo normal y corriente, pero la anécdota del día viene ante la sobreprotección férrea de una maestra veterana para controlar a los pequeños, y que éstos no se despisten de la cola para entrar en sus aulas.

Como todos sabemos, las puertas de los coles, tanto a la entrada como a la salida, son un hervidero de monturas: empujones, solapamientos, prisas de los padres por dejar a los niños e ir a su trabajo (farmear para la raid y las míticas +) y esos minutos puede ser un descontrol total y absoluto.

Pues bien, la anécdota graciosa es que, una party compuesta en su totalidad por gnomos, ha sido confundido por la anciana maestra, y han tenido que entrar en el aula con el resto de los niños. El grupo de ‘asaltantes’ estaba de paso por la capital, y justo en medio de todo el alboroto, de la entrada al cole, la maestra los confundió al verlos con las mochilas como al resto de los niños, y con un par de hechizos los puso a la cola con el resto de los infantes, sin que los pobres gnomos tuvieran tiempo a reaccionar siquiera.

Es bien conocido el poder arcano de los maestros, y que para mantener el control usan hechizos de silencio y pompas arcanas para pasar lista a los peques. Los gnomos no tuvieron más remedio que resignarse y esperar, pues ni siquiera las piedras de hogar funcionan en estos casos; hay inhibidores mágicos por todas partes para que los chavales se centren en los estudios y no puedan usar artilugios mágicos no autorizados.

Una vez que el recuento coincidió con el primer gnomo, descubrieron que se trataba de un error, y el centro se ha disculpado públicamente.

Así nos lo relata R. Roscachapa, líder de la party gnoma:

En mi vida he pasado más bochorno. Además, que la señora ésta nos ha desarmado en un pestañeo de ojos. Con qué clase de niños trata para tener que usar magia para controlarlos, ¡ni que fueran cachorros vulperas!

Ahora somos el hazmerreír de Gnomeregan.
¡Por Elune! Que YO tengo 5300 de raider.io, ¡exijo una compensación por daños morales irreparables!

Ya sabéis amigos Gnomos, cuidado con septiembre, no vaya a ser que tengáis que volver al cole de nuevo.

Id y estudiad.

Xeitsu - Redactor
Sígueme en: