Seleccionar página

Si se sienten cómodos, son descartados inmediatamente

En un proceso de selección sin precedentes, Ventormenta ha implementado una nueva práctica para evaluar a los candidatos a arzobispo antes de su nombramiento oficial. Según fuentes cercanas al proceso, los aspirantes al cargo son sometidos a una prueba única: ser puestos en el vacío durante un tiempo determinado. Aquellos que muestran comodidad en esta condición, son descartados inmediatamente.

Este enfoque innovador, aunque controvertido, ha sido defendido por los líderes de Ventormenta como una forma de garantizar que solo los más aptos y resilientes asuman el cargo de arzobispo.

«Nuestro objetivo es seleccionar a los líderes más capaces y preparados para enfrentar los desafíos que se les presenten, sin que la tentación del vacío les haga vacilar»

Según el procedimiento, los candidatos a arzobispo son colocados en una cámara de vacío durante un período de tiempo determinado. Durante este tiempo, se someten a susurros y visiones terroríficas mientras se estudia su reacción.

«Aquellos que demuestren comodidad comodidad o buena adaptación a este entorno son descartados inmediatamente del proceso de selección. Queremos evitar casos como el de Benedictus durante los acontecimientos del Cataclismo»

Si bien algunos han expresado preocupación por la dureza de este método de selección, los líderes de Ventormenta defienden su eficacia como una medida necesaria para garantizar la calidad y la preparación de los líderes de la iglesia.

«En un mundo cada vez mas corrompido, necesitamos líderes que puedan enfrentar la adversidad con valentía y determinación»

Con esta nueva práctica en vigor, Ventormenta espera nombrar a líderes religiosos capaces y resistentes que guíen a la comunidad con sabiduría y fortaleza en los tiempos venideros.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.