Seleccionar página

Aunque la entiende porque él antes jugaba al WOW, está harto de que ella sólo se comunique utilizando estas expresiones.

Daniel P. Brooks, de Houston,  ha pedido oficialmente el divorcio a su mujer, Jennifer J. Brooks.  El juez que tramita su caso no acaba de entender los términos que él alega en su declaración:

Hace algunos años mi mujer y yo compartíamos una afición en común que era jugar a World of Warcraft (de hecho, nos conocimos a través de esta plataforma).

Cuando nos fuimos a vivir juntos nos parecía muy gracioso hablar en lenguaje «wow» con expresiones tipo: «He wipeado la cena» o «He loteado estos pantalones en una tienda» hasta el punto de que normalizamos este tipo de diálogos en nuestro hogar.

Sin embargo, hace ya un par de años que yo dejé el juego y aunque entiendo perfectamente lo que dice en cada momento, ella no ha dejado de hablar en ninguna ocasión con este tipo de lenguaje.

A mi al principio me daba igual, pero ahora ya lo ha extrapolado a todos los términos de su vida, en reuniones con amigos o familia, yo tengo que hacer de traductor porque nadie más la entiende. 

El otro día me llamaron de su trabajo porque algunos compañeros necesitaban entender que era lo que les quería decir.

Aunque lo he hablado con ella en infinidad de ocasiones, parece que hace caso omiso y sigue en su línea. Así que yo he decidido, Sr. Juez, acabar con esto y divorciarme. No quiero que nuestros futuros hijos aprendan a hablar en esta terminología. 

Por su parte, Jennifer, ha preferido no hacer declaraciones al respecto y tan solo ha respondido con un comentario:

«Ahora Daniel está en «enrage».  Esperaré a la interfase para hablar con él»