Seleccionar página

Muchas hogueras y pocos medios para controlarlas podrían generar una catástrofe de condiciones pirománticas

Esta noche es la noche de San Juan, momento en el que cientos de hogueras se encienden por todas partes y los jóvenes (y no tan jóvenes) lanzan al fuego sus deseos anotados en pequeños trozos de papel esperando que los espíritus de la naturaleza y el fuego escuchen sus plegarias y bla, bla, bla… ya sabéis cómo sigue.

En Santurio, como en muchos otros sitios, a las 12 de la noche, muchos son los fuegos que comienzan a arder, aunque generalmente se hace para quemar cadáveres, herejes o las dos cosas. Es por ello que Protección Civil alerta de los riesgos que puede suponer para una población tan devastada por la miseria, tener que enfrentarse a fuegos descontrolados.

Se recomienda a los «pirómanos» que tengan a mano extintores, cubos de agua o hechizos de hielo que ayuden a sofocar las llamas, en caso de que se les vaya de las manos.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.