De «Adalid» a «Aventurero», la caída del gamer.

La caída del héroe, o la triste realidad: de héroe a cero, como diría Filoctetes en «Hércules».

 

Poco más de una semana lleva el popular juego de Lost Ark, y ya levanta muchas pasiones, aunque no todas positivas.
De todos es sabido que el mayor «hate» se lo ha llevado la larga espera para entrar a los servidores del juego, o los mantenimientos que sufre a horas «intempestivas» (a las 8h de la tarde, horario europeo). Para paliar estas carencias, los responsables de Smilegate y Amazon han decidido abrir una zona nueva para Europa, y con ello, liberar un poco el estado de saturación de ciertos servidores. Incluso han estado regalando objetos in-game a modo de «disculpen las molestias». Por supuesto, con gente que sigue quejándose, nada nuevo bajo el sol.

 

 

Pero, el verdadero «problema» es otro: el llamado síndrome de «la caída del héroe». La famosa psicóloga Susan Von Kaida nos lo explica:

Los jugadores de RPGMMO están acostumbrados a ser héroes que luchan contra grandes males: dioses del inframundo, bestias venidas de otros mundos o viajes a través del tiempo y el espacio, todo ello en pos de la salvación del mundo y sus habitantes. con todos los logros que consiguen, su estatus va creciendo, no sólo en el propio juego (donde recibe títulos como «adalid», «campeón», «héroe») si no en su propia vida. Se siente superior y con más confianza para los retos de la vida diaria. Pero en Lost Ark ocurre algo, para ellos, terrible: la caída del héroe. Han perdido ese status conseguido durante años (el ejemplo más crudo es el «adalid de Azeroth») para convertirse en simple «aventurero/a». Y claro, se nos llenan las salas de pacientes con la autoestima muy tocada, que ya no soportan esta caída en desgracia. Aconsejamos conseguir todos los logros que otorguen títulos llamativos.

Recordamos que en la película de animación de «Hércules» ocurre algo parecido: el héroe cae en desgracia, se siente humillado y es rebajado a simple mortal, pero, con esfuerzo y dedicación, consigue levantarse y ser el héroe que merece ser.

Ve y sé un héroe, aventurero.

Mary Poppins llega al Wow.

La entrañable y mágica niñera, Mary Poppins, llega en forma de NPC a nuestro querido Wow.
Tal vez estés pensando en cómo es posible que podamos encontrarnos con ella en las tierras Sombrías. No te equivoques, no verás su «alma» (malahente) sino que la verás a «ella» vivita y coleando, tal y como la recuerdas: con su paraguas, su bolso y su gorro (si, es inmortal).
Nuestra querida Mary viene dispuesta a ayudar, como viene haciendo desde hace más de cien años, a todos los adalides «perdidos» y sin fututo que anden algo despistados por las Shadowlands. Y nos trae soluciones muy divertidas para recuperar la alegría de jugar al Wow.

Vengo a traeros la felicidad que creíais olvidada, con unas canciones muy alegres que cantaremos todos juntos, como por ejemplo: «Con un poco de azúcar, esa ánima se va y estigia ganarás», «Chim- chimini, chim chim chiró, la suerte en el cofre te la daré yo» y por supuesto «Supercalifragilísticoespialidoso, aunque suene extravagante, raro y espantoso, si lo dices varias veces en pasillos sinuosos, multiplicarás cenizas, ¡esto es fabuloso!»

La idea es que los jugadores recuperen un poco de alegría y puedan seguir pagando avanzando en el juego sin que parezca una tortura, como viene siéndolo  estas últimas semanas. Así que no lo dudes: busca a Mary en Oribos, canta con ella una canción y todo será mucho más fácil «jo, jo, jo, me río yo, ja, ja, ja, leveo de verdad, ji, ji, ji, a Venari yo la vi, ju, ju, ju, ¡el adalid eres tu!«

Ve y canta, adalid.