Seleccionar página

[SPOILER] Noticias del Frente: Las Fauces

⚠️Alerta de Spoiler⚠️:

 Esta entrada contiene o puede contener parte de la trama de Shadowlands. Aunque se trate de un artículo falaz a veces, y solo a veces, se sustenta en la verdad. Por ello nos vemos obligados a dar este aviso para que todos aquellos lectores que no quieran encontrarse con parte de la trama destripada, puedan cerrar de inmediato esta web y seguir leveando y disfrutando de la historia del juego.

Avisados estáis «jomíos».

Todo el mundo estaba contento y feliz por entrar al juego y ver las maravillas que uno se podía encontrar. Y es que para empezar por todo lo alto, Bolvar nos manda de entrada a las Fauces para buscar a nuestros líderes de facción que Sylvanas había ordenado secuestrar.

Una vez que nos da la chapa Bolvar de que sin nuestra ayuda nuestros líderes estarán perdidos, (ya ves tú… estamos hablando de gente que chasquea los dedos y mata medio pueblo… pero bueno… supongamos que en verdad necesitan nuestra ayuda) llegamos a las Fauces donde tenemos que abrirnos paso, y poco a poco ir encontrando a la gente.

Los primeros en aparecer son Jaina y Trall. Jaina reventando a todo los muertos que pilla, o haciéndoles la 12/13 con ovejas o engaños ilusorios y Thrall bueno… el pobre estaba un poco desorientado y digamos que no está en su mejor momento. Eso sí, Jaina parece que no se había separado del orco de ojos azules (no sabemos cómo se lo habría tomado Aggra). Una vez que jugamos «Al que te pillo» como los Jurafauces, nos vamos a una cueva y Jaina ya nos cuenta todo el chiringuito que tienen montado Sylvanas y Zovaal.

Thrall está preocupado por Tyrande, ya que se tiró al pozo cuando Bolvar nos creo el portal para venir aquí y nadie la ha visto. Recordemos que ahora tiene más peligro que un barbero con hipo y no sabemos la que puede liar. Después de que Jaina nos ponga al día, nos hacemos los sorprendidos al no poder imaginarnos que Sylvanas es mala, malísima, y tiramos millas intentando encontrar a más gente. Después nos encontramos con Helya, y Thrall se pone gallito (sospechamos que es por que está Jaina cerca) y le tira su hacha a la cara y le da un ojo, ella se enfada (normal) y con un escupitajo nos manda a cuenca. Tras «matar» a muchas almas, encontramos a «Anduin» hablando con Sylvanas. Cómo siempre ésta se marcha sin aclarar mucho y luego tenemos que liberarlo de unas ataduras mágicas. Lo de siempre, buscar matar y volver.

Después de todo esto continuamos investigando la manera de salir de ese horrible lugar (a mi me parece un lugar acogedor la verdad, si no fuera por todas esas almas gritando de agonía y dolor). Mientras tanto, Darion Morgraine terminaba de jugar a los interrogatorios con un alma chunga que doblegamos con un trocito del yelmo de Bolvar, ésta nos revela que hay una piedra superchachipistachi por donde podríamos escapar. Hacemos el petate y nos dirigimos a donde está la susodicha piedra.

Cuando estamos llegando, vemos a Zovaal haciendo una escena del Rey León con Baine. No es una recreación muy lograda, pues la escena principal a la que hacemos referencia es cuando Rafiki eleva a Simba para mostrar a todos al hijo del rey. En este caso, Zovaal tiene a Baine agarrado del cuello en el borde de un precipicio y tras decir cosas irrelevantes, lo deja caer a plomo. Nos acercamos a Baine y Thrall se pone triste (esta su amigo malherido). No ponemos manos a la obra y nos apañamos para que Thrall se haga con otro arma, que trabajo le ha costado decidirse por una, y curamos a Baine. Ya estamos reunidos unos cuantos y el objetivo está claro, salir de allí.

Jaina, que tiene más trucos y hechizos que Houdini, nos pone un sucedáneo de «Shroud» (un manto de invisibilidad) y pasamos sin pena ni gloria a través de las tropas del carcelero hasta que llegamos a la piedra. Bueno pues aquí viene el drama. La piedra solo parece armonizarse con un miembro del grupo y es solo y exclusivamente con el jugador. Mientras Zovaal se pone a comer palomitas mientras su ejercito nos ataca, activamos al piedra y empieza a cargarse. Zovaal se hace el sorprendido al ver que esa piedra se activa con un mortal (yo creo que en verdad lo sabía, pero bueno hay que darle una pizca de sal a la trama si no, no hay chicha). Y cuando éste se cansa ya hacernos creer que podemos escapar, chasquea los dedos a lo Tony Stark y de repente un festival de cadenas aparecen de la nada y van encarcelando uno a uno. El último es Anduin, que un acto final crea una superpompa de paladín para darnos la oportunidad de marchar al tocar la piedra. Y ¡pluff! nos vamos solos.

O bueno… eso si fuera en condiciones normales. Por que en verdad, nos llegan noticias de que muchos jugadores han tenido una pequeña y desagradable situación. Y es que no todos los jugadores han podido activar la piedra, no porque hubiera un fallo en el juego (que podría ser, pero esta vez no) sino porque la piedra es muy exquisita y solo se activa si eres «guay». Y claro ha habido muchos jugadores que no han podido salir de las Fauces. Ya ves tú que situación más incómoda, todos encadenados, Anduin en un último aliento con la pompa ahí, y el jugador que no puede irse…


Luego dicen que si yo soy un inútil. Si es que vaya tela… — Sentencia Anduin.

Yo pensé que era especial de verdad, como todos mis compañeros de guild, esto es un palo muy gordo para mi ego.  A ver cómo les explico ahora que tardaré un poquito más de lo normal en llegar a nivel 60… — Confiesa uno de los jugadores afectados