Seleccionar página

Sargeras y la Legión Ardiente atacan de nuevo… Pero nadie se inmuta

Ni si quiera Khadgar le ha dado importancia…

En lo que podría ser su enésimo intento de conquistar Azeroth, Sargeras y la Legión Ardiente han lanzado otro asalto épico contra el mundo de Warcraft. Sin embargo, en esta ocasión, los habitantes de Azeroth parecen haber perdido completamente el interés en el conflicto interdimensional.

Mientras las legiones demoníacas invaden las ciudades y aldeas, los aventureros de Azeroth responden con un entusiasmo que roza la indiferencia. Con un bostezo colectivo, los héroes se enfrentan a los ejércitos de la Legión mientras expresan comentarios sarcásticos sobre la falta de originalidad del plan de Sargeras.

«¿Otra vez con la Legión Ardiente? ¡Qué novedad!» exclama un elfo nocturno mientras lanza un hechizo casualmente hacia un grupo de infernales. «Es como si estuvieran atrapados en un bucle temporal infernal», agrega otro aventurero mientras blandía su espada sin mucha emoción.

Incluso los líderes de la Alianza y la Horda muestran un desinterés palpable mientras discuten tácticas para repeler el ataque demoníaco. «¿Otra invasión de la Legión? ¡Que sorpresa!» bromea Turalion, mientras que Baine suspira y murmura algo sobre tener que lidiar con «otra amenaza cósmica aburrida».

Los ingenieros goblin aprovechan la oportunidad para lanzar una línea de productos promocionales: «Bebida Energética de la Legión», diseñada para ayudar a los aventureros a mantenerse despiertos durante la batalla, aunque muchos optan por ignorarla y simplemente seguirán luchando con una actitud apática.

Con la Legión Ardiente atacando una vez más, Azeroth parece estar más preocupada por su próxima partida de hearthstone, que por la amenaza demoníaca. ¿Podrán los héroes de Azeroth superar su desinterés y salvar el mundo una vez más? Bueno, probablemente lo harán… eventualmente.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.