Seleccionar página

Las Luces de Ventormenta

Tras la resaca de la apertura de los regalos del gran padre invinero, el Pergamino recibe la falaz primicia de qué es lo que ha estado haciendo el dignatario de la humanidad de Azeroth.

Finalmente hemos podido conocer el paradero de nuestro querido niño rey durante el impasse entre la expansion que no debe ser nombrada, más conocida por ser la más ambiciosa de la historia, y la que a día de hoy nos ocupa en nuestros quehaceres Azerothienses, Dragonflight.
Y es que sí, nuestro querido “leoncito”, una vez que Silvanas terminó de “rushearle” las fauces y convertirlo en todo un papucho, decidió tomarse unas merecidas vacaciones en el mundo real mientras le convocaban y no para la siguiente expansión.
Tras unos meses viajando por nuestro mundo, se enteró de la existencia de una ciudad que brillaba con luz propia durante el periodo invernal, y motivado cual tábido de terrallende (luz…hay que recordarrr la luz) se dirigió para allá, pidiendo una audiencia con el regidor local.
Tras unos meses de espera, finalmente fue atendido por éste, quien ahora sabemos (por boca de la propia víctima) que fue secuestrado y puesto a trabajar como fuente de las mas de nueve millones de luces led que alumbran la olívica ciudad. Meses de cautiverio escuchando villancicos populares, y suministrando su propia luz sagrada a la misma villa, han hecho lo que ni el mismísimo carcelero pudo, romper al valuarte de la luz sagrada de la humanidad de Azeroth.

“Fue terrible, cada vez que escucho la expresión: with the lights, and the music…o es ucho a Jonh Lennon “, me pongo a temblar” dijo con voz queda. “Yo ya no soy esa persona…no tengo luz…”

Y efectivamente, ahora podemos comprender los motivos tas esas declaraciones del mismo Anduin durante el trailer de la próxima expansión, pues tras años de cautiverio en la casa consistorial sirviendo de “pila de la navidad”, nuestro héroe ya no pudo soportalo más y ha decidido huir de vuelta a su mundo, agotado, donde al menos, siempre tendrá a su héroe Turalion para alumbrar tanto el trono de su reino como todas las festividades.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído. 

Maldraxxus celebrará por todo lo alto la salida de Dragonflight

El Prelado (el que tengo aquí colgado) ha anunciado públicamente en todos los tablones putrefactos de Maldraxxus que el próximo 29 de noviembre será festivo nacional en las tierras de su curia.

Y es que si había algo que no soportaban los maldruxxenses eran la higiene y el buen estado de salud de los jugadores.

“Mira, ya lo puedo decir porque ya da igual. Me asqueaban, así te lo digo. Qué cosa más vomitiva lo del Adalid. Se duchaba todos los días, se afeitaba, se ponía perfume. Hacía ejercicio para estar sano, controlaba la comida y las calorías. Mira, es que me pongo enfermo, y no en el buen sentido, ¿eh?. Qué asco de persona, súper sano. ¡Hombre!, qué menos que dejar de usar el desodorante cuando estás en tu sede. Cuento los días para que esos sacos de huesos hipersanos se piren ya. Aquí uno tiene que estar pudriéndose y oler a descomposición, basta ya de sanitos

Los psicólogos maldruxianos han tenido mucho trabajo a lo largo de la expansión, intentando paliar los dolores psicológicos de los lugareños al ver a gente pululando por las cercanías de sus casas o lugares de trabajo con aspecto sano y bien cuidado. El trabajo de campo para hacerles entender que eran gentes que venían a ayudar ha sido muy complicado porque el contraste era muy brusco y la desconfianza era  natural. ¿Cómo puede ser posible que los vivos estuvieran a sus anchas por el mundo de los muertos y encima vinieran a ayudarnos? Imagínate si fuera al revés y tuvieras que aceptarlos como un igual. Impensable, los re-mataríamos en el acto.

Por eso El Prelado (el que tengo aquí colgado) ha querido compensar de alguna manera todo el sacrificio y buen hacer de su pueblo. Y como han sabido estar a la altura de las circunstancias, el próximo 29 de noviembre celebrarán un campeonato de lucha y destrucción de todas las casas en el coliseo para despedir, por fin, a los sanitos.

Aunque, todo sea dicho, una pequeña minoría de vivos ha sabido adaptarse a la no-vida maldruxense y como en vida tenían una higiene poco pronunciada, se han mimetizado perfectamente con el pueblo, por lo que han sido mejor aceptados.

“Está feo que yo lo diga. Pero hay adalides que se les quiere más que a otros. Los otakus son nuestros favoritos, esa gente nos respeta.”

Ve e higienízate, Adalid. No querrás oler a muerto en presencia de Alexstrasza, equisdé.

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído. 

¡Drama en el Festival de la Cerveza 2021!

Nada podía enturbiar el festival de otoño por excelencia, tanto la Horda como la Alianza siempre disminuían sus conflictos en esta época. Todos querían disfrutar, en menor o mayor medida, de unas buenas cervezas y una rica y variada selección de salchipapas típicas de la época.

Además de disfrutar gastronómicamente, siempre estaban los ávidos coleccionistas tentando a la suerte con Coren Cerveza Temible, un enano hierro negro que no ha sabido, o no ha podido, dejar atrás su rencor macerado, y se le considera el Grinch de la Fiesta de la Cerveza. Un hater y cuñado de manual, vaya. La pécora de Coren guarda en su haber, un par de monturas que todo coleccionista que se precie, las quiere para sí, aunque sean más feas que un coco.

Pero el drama no viene por el Sr Cerveza Temible y su banda de enanos hierro negro, este año el drama es de verdad, no de sabotajes infantiles y fallos de organización que intentan aguar un festejo local. No, este año el drama es mayor.

Debido a la migración masiva de héroes hasta las tierras sombrías, las casetas que sirven comida y cerveza se han encontrado con un panorama nunca antes visto.

¡¡SOBRA CERVEZA!! Esto, que en un primer momento podría ser una alegría para los lugareños locales, pues toca a más por barba, es un problemón económico de cotas insospechadas.

De lo que llevamos de festividad, es, de momento, el peor año que hemos tenido nunca. Jamás a estas alturas, teníamos tanta cerveza y comida almacenada, normalmente en uno o dos días de festividad estaba prácticamente todo vendido. Este año sobra de todo, económicamente es un desastre. — Ipfelkofer Barril de Hierro [Organizador de la Fiesta de la Cerveza]

La verdad es que nos hemos acercado a la feria para comprobarlo de primera mano y es desolador ver las casetas sin apenas gente disfrutando de las actividades típicas de la temporada.

Id y Bebed, Adalides!!