Seleccionar página

El goblin del tesoro no saldrá hasta que la gente «no se relaje»

Vengo a traeros regalos y a cambio me llevo palizas, ¿estáis mal de la cabeza o qué os pasa?

Si has notado que últimamente el goblin del tesoro tarda cada vez más en salir, no te preocupes, no has roto nada, es algo bastante normal.

Al parecer, esta pequeña criatura que, cada media hora, viene desde Santuario a traer regalos, está cansada de recibir una palizas tras otra de forma tan abusiva e intensa a manos de tantos jugadores.

El trato no era ése, se supone que yo tenía que llegar, daros los regalos e irme. Pero en ningún momento en mi contrato dice nada de recibir una somanta de palos por ello. No estoy muy familiarizado con las costumbres de Azeroth, pero tenía entendido que tras dar un regalo normalmente te devuelven un «gracias» no que te rajen de arriba a abajo con la crematoria. 

Exijo un tratado de «no agresión» o no volveréis a verme por aquí. 

El pequeño goblin, además, ha asegurado que trae consigo más veces de las que creemos el destrero de Tyrael, pero que es una montura muy frágil que se rompe con facilidad y más de una vez los jugadores se la han cargado con su «agresividad».

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído. 

El Goblin del Tesoro oposita para ser ayudante del Padre Invierno

«Ya estoy preparado para Navidad, sea lo que sea eso»

Desde el pasado día 25 de mayo y hasta el próximo día 14 de junio, tiene lugar en Azeroth un evento muy particular llamado «Un Emisario Codicioso».
Cada hora en punto y cada hora y media, aparece un portal de «otro mundo» y a los pocos minutos sale un Goblin del Tesoro con una bolsa llena de regalos. Los jugadores deben acabar con él para despojar todo tipo de tesoros que incluye desde una montura, pet, juguete, transfiguraciones y hasta una bolsa de 36 casillas.
Si el Goblin logra escapar, nadie tendrá nada y una plaga de demonios atacará Azeroth. Pero, ¿de dónde sale este portal? ¿Qué hay al otro lado? Hemos hablado con uno de los goblins:

A ver, de dónde yo vengo hay miles y miles de demonios sangrientos que sólo quieren destripar, desangrar, desgarrar y desmembrar gente. No es fácil hacer entregas a los aldeanos como repartidor. Sí, has oído bien, soy un humilde repartidor. Pero claro, con todas esas malas bestias se complica bastante hacer mi trabajo. He hablado con mi jefa para ver si podía viajar a otros mundos y me dijo que podía abrir un portal hasta un sitio llamado Azeroth, pero con una condición: si los nativos no lograban detenerme, entonces ella invadiría ese mundo. Me pareció un trato justo, soy muy rápido y si ningún demonio puede pillarme, unos mortales tampoco podrán. Qué equivocado estaba.

Durante los breves minutos que pasa en Azeroth, el goblin ha descubierto que un tal Padre Invierno busca ayudantes para repartir regalos durante las fechas navideñas. «Ni siquiera sé qué es eso de la Navidad, pero estoy entrenado y seguro que un cambio me vendrá bien. Además, no hay demonios por aquí, ¿no?«

Ve y despoja al goblin, Adalid, la próxima vez que lo veas quizás te diga Ho, Ho, Ho!

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.