Novedades para las hermandades de Wow: podrás derrocar al GM si falta durante 30 días

Se acabó el chollo de de las ausencias prolongadas: si faltas 30 días, pierdes tu liderazgo.

Con la última actualización de contenido llegó el famoso «contrato social», en el que debes aceptar ciertas reglas para poder seguir jugando a World of Warcraft. Esto levantó algunas ampollas, ya que algunas personas se negaron en redondo a firmar dichos cambios, algunos tan duros como «sé un buen compañero». Terrible norma, ya ves tú.
Total, que mucha gente hizo lo que hace siempre: aceptar las nuevas condiciones sin leer los cambios al completo.
Pero. «Ay, Carmela!» ahora salen a la luz algunos de esos cambios que nadie vió venir (por no leerlo todo KEK): el derrocamiento de un GM (guild máster, jefe, patrón, jefazo, máster del universo, etc) cuando lleva cierto tiempo desconectado, offline, caput, fuera de juego.
Hasta hace bien poco, si el GM de una guild estaba ausente durante más de 6 meses (llegando al año incluso) se le podía derrocar y tomar posesión de su cargo. Ahora ese tiempo se ve reducido a 30 días.

Me parece bien – Legolash, cazador elfo de la noche – porque, sinceramente, con lo desierta que está la Ali, lo que necesitamos es sangre fresca y muy rápido. No puedes ser GM de la guild y estar ausente 1 año. Así que fuera.

 

A mi no me parece justo – Yotecuro, sacerdote no-muerto – porque yo soy GM de mi guild, y me ausento varias veces a lo largo del año. Confío en mis oficiales para seguir montando las raids y las míticas, pero no es lo mismo. Si falto 30 días, ¿me das la patada? Fundé la guild con el sudor de mis manos (literal, era pleno agosto) y no quiero que cualquier mindundi se quede con ella. Voy a reclamar.

 

 

Puedes dejar el juego unos días, Adalid, pero no muchos.

Formación gratuita para Raid Líder y Oficiales

La Confederación de Hermandades  prepara un borrador legal para que los raid líder y oficiales puedan cobrar retribuciones complementarias por dar esa formación a nuevos miembros.

La idea surge tras meses de conflictos callejeros en las ciudades de Orgrimmar y Ventormenta. Testigos afirman que las protestas cada vez eran más intensas y se temía por la llegada de oleadas de violencia en las calles.

El fin de estas iniciativas es poder dar respuesta inmediata a las necesidades básicas sin que ningún miembro interfiera en la labor de las personas asignadas a ciertas tareas.

Llevo diez años siendo el banquero de la hermandad y estoy hasta los orbes de que cada semana venga el nuevo a desencantarme los verdes o a poner telas en la pestaña de la carne. Macho, es que no respetan nada.

La formación durará una semana, será gratuita y finalizará con un exámen teórico y una prueba psicotécnica. Los oficiales también podrán optar a gratificaciones por productividad, si alguno de los miembros evaluados consigue durante el primer año la oficialidad.

Ve, pero no desencantes los verdes, Adalid.