Dos años de prisión por comparar dos juegos

«¡Comparar no es justo!», declaró la juez justo después de dictar sentencia.

Y es que, el pobre Edwin S. Larock no se imaginaba la que se le venía encima cuando publicaba en su blog una (según dice su abogado) humilde opinión comparativa sobre dos videojuegos que actualmente están en boca de todos: Elden Ring y Lost Ark.

Edwin S., de Birmingham tiene desde hace años un blog en el que habla de videojuegos, hace comparativas, etc…

«Lo hago sin ánimo de lucro, los videojuegos son mi pasión desde que soy un crio y compartir mi opinión con los demás me gusta. Si puedo ayudar a otras personas a elegir qué videojuego jugar ya me habré dado por satisfecho.»

Sin embargo, el pasado lunes, Edwin publicó una comparativa sobre los dos videojuegos antes mencionados que no fue bien acogida.

Tanto Bandai-Namco (compañía que distribuye Elden Ring) como Smilegate (compañía que distribuye Lost Ark) no tardaron ni un segundo en lanzarse al cuello del pobre muchacho denunciándolo por injurias y calumnias contra sus trabajos.

Lo peor de todo es que la comparativa de Edwin no hacía ni un solo comentario negativo de ninguno de los dos videojuegos, simplemente se dedicaba a decir «lo que más le gustaba de cada uno».

A pesar de no ser una crítica destructiva, ambas compañías interpretaron que el halago hacia la otra compañía era un agravio contra ellas mismas, por lo que enseguida presentaron la denuncia en el correspondiente juzgado.

Gracias a los juicios express que se celebran en Estados Unidos, en menos de una hora Edwin se encontraba sentado en el banquillo con las esposas puestas y flipando por lo que estaba pasando.

Casi no tuvo tiempo de argumentarse cuando la juez dictaminó sentencia a favor de las grandes compañías, cuyos representantes lloraron y se abrazaron al saber que habían conseguido meter entre rejas a tamaño criminal.

Recordad, adalides: opinar es gratis, pero los actos tienen consecuencias.

Ve y opina, adalid (si te atreves) 

Jugador de WoW prueba otros juegos y se sorprende: “Me han gustado”

El verdadero jugador de Wow sabe que probar otros MMO es como picotear pinchos de recetas exóticas, en mayor o menor medida y te puede gustar la experiencia, pero si te dan a elegir, volverás a tu McWoW Whopper para disfrutar el menú al 100%.

Al margen de que el anterior ejemplo, pueda que no sea adecuada para todos los gustos, creo que se entiende el símil. Existe el jugador que por muchos juegos que pruebe, y disfrute, nunca le terminan de llenar del todo. Quizás unas semanas, o tal vez un mes… pero luego vuelve al mismo, al de siempre, al Wow.

Sin embargo, todo el mundo sabe, hasta el más fanboy, que el Wow no está pasando por su mejor momento. Puede que sean los 17 años de jugar a lo mismo, de repetir diariamente lo mismo, o quizás la falta de contenido nuevo que devorar, que algunos jugadores están “despertando” de su largo “letargo” y curiosamente están “picoteando” platos nuevos que les satisfacen en igual medida que el Wow.

Sin embargo, surgen hay voces discordantes, jugadores fieles al producto de siempre, que entre sonrisas picarescas sentencian: “Sí, claro, otro wowkiller”. Pero nadie ha hablado de wowkiller, sino de que el Wow ha perdido forma, no está al mismo ritmo y eso hace que otros juegos le adelanten, sin más.

Eso es lo que le ha pasado a J.F.K. de California, el juego de su vida siempre ha sido, y será, World of Warcraft, ha probado otros juegos, claro, pero siempre volvía al Wow. Empezó a jugar con 17 años y ahora es padre de familia con 2 hermosos hijos.

Según nos relata en el parche 7.2 [os recordamos que el contexto es la expansión de Legion] le trajo mucha felicidad, nacieron sus dos gemelos, a los que llamó Illidan y Malfurion, aunque en el registro civil de California ponga, Michael e Ian, pero tienen las iniciales de sus dos personajes favoritos y eso es lo que importa. Sospechamos que algo tuvo que ver su esposa, que sí bien le gusta el Wow, y lo conoció allí, según nos cuenta entre risas: “La tontería tiene un límite”.

El tema es que J.F.K. está sufriendo una crisis existencial en Shadowlands, mientras que nos cuenta que WoW sigue siendo el de siempre, es como que le falta algo. El mismo nos dice, «disfruto mucho de la historia de este juego, aunque ahora mismo no entienda nada». J.F.K. hace sus diarias, sus míticas plus, su raid con sus colegas, farmea sus cosillas, vende en la subasta, algún día se anima y va a probar suerte en raid antiguas para buscar transfiguraciones o monturas, incluso colecciona pets, pero dice: «no sé, no me entusiasma tanto».

Le preguntamos si ha probado otros juegos modernos, juegos que estén hoy en día “petándolo” y según le nombramos el New World, nos pegó un resoplido digno de tauren y, por supuesto, cambiamos de tema inmediatamente. Inmediatamente después, nos hizo “LA CONFESION”.

“La verdad, es que estoy probando otros juegos, y me han gustado. Lo cierto es que cada vez entro menos al Wow, sigo entrando, pero cada vez menos. Ahora me entretienen otras cosas, pero bueno, todo el mundo sabe, que cuando WoW saque el 9.2 o, si me apuras, la próxima expansión, lo va a petar de nuevo y ahí estaré yo.»

Id y Disfrutad de otros juegos, si podéis.

El cuarto de juegos de Zovaal, descubierto por un jugador.

L.M.C (no podemos dar su nombre completo), jugador de Wow natural de Detroit, ha descubierto uno de los secretos mejor guardados de la franquicia: el cuarto secreto de juegos de Zovaal. Este jugador, amante de los enigmas, buscador de tesoros y descifrador de frases enigmáticas, es todo un experto en descubrir secretos ocultos del Wow. Uno de los más famosos fue la montura «Pesadilla Lúcida», que descubrió junto a su grupo de amigos.

Me flipan esas cosas, en serio. Cuando sale una expansión nueva, siempre voy a saco para descubrir cualquier cosa poco usual, un eater-egg, un secreto, un objeto fuera de lugar… lo que sea. Casi toda mi investigación empieza en la fase de pruebas, pero el verdadero reto es hacerlo con el juego en vivo.

Nuestro amigo sigue hablando, pero no nos interesa mucho lo que dice, hasta que llega EL MOMENTO que da título a nuestro artículo de hoy: el descubrimiento del cuarto de juegos de Zovaal.

Recuerdo que estaba en Korthia, haciendo las diarias, y al pasar junto a una de las cadenas, recordé lo del váter espacial y me dije <tienes que investigarlo>. Así que me subí a todas las cadenas del lugar. Obviamente, me tiraron de todas, excepto de una. Ésta sería la buena, pensé, y seguí a un ritmo lento para no caer. Cuál fue mi sorpresa cuando el final de la cadena entraba directamente a una sala de Torghast, con muchas luces de colores y entonces lo vi: era el cuarto de juegos de Zovaal. Había varias mesas de juego, pude ver claramente un parchís, una oca, un ajedrez, un mapa desplegado con figuritas de Warhammer… Una locura. ¿Que cómo sé que es el cuarto de Zovaal? Hombre, aparte de que había un cuadro enorme con su retrato, le vi ahí sentado, pensativo, frente a una partida de mus. Casi me da un parraque.

Así pues, se descubre uno de los mayores secretos de esta expansión. Si estás pensando en subir por las cadenas, no lo hagas, ya lo han capado.

Ve y juega.