Sylvanas: «por fin voy a contarlo todo». Próximamente en su librería favorita.

«Sylvanas por aquí, Sylvanas por allí… aunque no te lo parezca, empiezo a estar un poco cansada de mí misma» – nos confiesa una Sylvanas a la que vemos algo ojerosa, tomándose una tila y con la capucha bajada. Nos recibe en una sala de Torghast, oculta a los jugadores, donde encontramos varios cuadros con su imagen y objetos varios expuestos en unas estanterías de tipo minimalista.

«Puedes mirar lo que quieras, escriba, pero no toques nada. Algunos de esos objetos son importantes para mi» nos comenta mientras señala diversos objetos de la estantería central. Observamos una mano de huargen metida en un frasco, unos tomos sobre «El arco de los forestales» y unos muñequitos tipo playmobil caracterizados como renegados. En otra de las paredes, observamos varias armas expuestas, y un colgante compuesto por tres gemas de distintos colores. Miramos a Sylvanas «¿Nunca has visto una reproducción?» y sigue sorbiendo el té, suspirando.

El próximo día 9 de noviembre sale a la venta, en inglés, un libro titulado «Sylvanas», escrito por Christie Golden. El libro saldrá en mitad de una expansión, cosa muy poco vista hasta ahora, y lo hará unas semanas después de los acontecimientos que veremos en el parche 9.1, destacando la nueva raid, de la que Sylvanas será una parte importante. Le preguntamos a nuestra entrevistada sobre este tema.

Verás, Christie es muy entusiasta con todo lo que escribe, le pone mucha pasión. Y yo le dije, no te cortes nena, que aquí hay confianza, pregunta lo que quieras y contestaré lo que me dé la gana. Y así fue. Ella preguntaba y yo respondía algunas veces y otras no. Una de sus preguntas fue que cómo fui capaz de matar a Varok. Pues mira, te lo voy a decir: maté a Varok porque todas las mañanas me robaba el donut. Estaba harta ya, así que pum: chamuscao que lo dejé. No se juega con la comida. Si, vale, fue un arrebato, pero a veces soy así de impulsiva, no puedo remediarlo. Y bueno, otros detalles truculentos que verás en el libro. Comprad el libro, en serio, está muy bien, os lo digo yo. Y el precio es muy asequible, no me seáis rancios.

Pues eso, comprad el libro.