El Gran Premio de Arkesia tendrá edición marítima

La carrera tendrá lugar en los mares de Arkesia y contará con suculentos premios.

El Gran Premio de Arkesia cuenta con muchos adeptos y es que esta peculiar competición se ha convertido ya en el evento más exitoso de Lost Ark.
Un evento que tiene lugar todos los días, cada dos horas (horas pares) y que recompensa con una nueva moneda que sirve para intercambiarla por objetos cosméticos, libros de grabado o el famoso ticket de «acabado instantáneo de diarias de Una» que es lo que realmente interesa, entre otras cosas.

Los responsables de Smilegate y Amazon han acordado ampliar este evento y llevarlo al mar:

Hemos visto que este evento ha generado mucho entusiasmo y estamos realmente complacidos con esta acogida tan fantástica. Así que hemos decidido ampliar fronteras y vamos a introducir una fase marítima: cualquier jugador con un personaje de nivel 50, y por lo tanto, que tenga una embarcación, podrá participar. Eso sí, hay que establecer ciertos límites: los barcos participantes serán modelo Estoque, y se verán rebajados a nivel 1 (mientras dure el evento) para que todos tengan las mismas posibilidades. Podrán usar energía rápida, por supuesto, y al igual que el Gran Premio, tendrán que esquivar ciertos obstáculos, como arpones o redes de pesca, tener cuidado con serpientes marinas y cosas así. Se prevé que la carrera sea de ida y vuelta, haciendo un recorrido desde Puerto del Oleaje (en Luterania Oriental) hasta Ruta árida (en Arthetine) y regresar.

Ve y repara tu barco, grumete. ARRRR!!!

Tiene tantas opciones que no sabe a qué jugar

No es capaz de jugar más de 2 minutos sin arrepentirse

El mercado del videojuego no está precisamente saturado pero tampoco es que la oferta escasee, si no que se lo digan a Ralph S. Silva de Bellevue, Washington, que lleva más o menos mes y medio sin saber a qué jugar.

Y es que cuando tu comunidad de juegos se divide en diferentes plataformas llega el momento de decidirte por una… o por ninguna. 

Hasta hace unos meses todo era mucho más sencillo. todos mis amigos jugaban a World of Warcraf. Pero luego llegó la «decaída» de este juego y la gente empezó a hacer disband. Pensé que sería como otras veces, que siempre tiene bajadas y luego la gente vuelve, no obstante llegaron otras cosas como Elden Ring, Lost Ark, Guild Wars, etc… y parece que la gente se ha ido a estos mundos para quedarse.

Ya sabéis lo que dicen de «si no puedes vencerlos, únete a ellos» así que empecé a probar esos otros juegos y para mi sorpresa: ¡me gustaron bastante!

Pero como todas las monedas, ésta también tiene dos caras, así que ahora me encuentro en la situación de que no sé qué juego jugar… Abro el Losk Ark y no paso de la pantalla de selección de personaje, luego voy al Elden Ring y me doy una vuelta por la ciudad y me voy, lo mismo con el Guild Wars, el WOW, etc… Tengo tanto catálogo que no sé dónde elegir… así que al final me voy a ver Netflix

Desde el Instituto del Estudio del Desarrollo de Habilidad Cognitiva para Videojuegos y su Interacción con las Relaciones Socio Afectivas, avisan de que este tipo de situación se dará cada vez con más frecuencia y con catastróficas consecuencias para la población.

Ve y decídete por algo de una vez, adalid. 

Canta la «Canción del Valor» antes de cada exámen

Alexander O’boe, estudiante de Erasmus, canta la «Canción del Valor» antes de cada exámen y dice que funciona.

Los exámenes siempre han sido (y seguirán siendo) una prueba en la que no sólo se reflejan los conocimientos adquiridos, si no también un momento de tensión, miedo, estrés, «a ver si apruebo», etc.
Para enfrentarse a estas situaciones, son muchos los trucos que los estudiantes ponen en marcha, siendo el famoso «repaso de 5 minutos antes» el más utilizado.

Esto es igual para todos los estudiantes, sean de donde sean, incluso para los estudiantes de intercambio de país (los Erasmus) quienes añaden este extra al exámen: expresarse en el idioma de destino.

Alexander O’boe, estudiante de intercambio escocés, tiene un truco que, según él mismo dice, es «infalible»: canturrear la «Canción del Valor».

Mientras jugaba a Lost Ark, me dí cuenta que muchos NPC piden esta singular melodía para proseguir con las misiones e incluso completarlas. Tanto es así que la fuí aprendiendo de memoria, y la tarareaba casi sin darme cuenta. Un día que tenía que atravesar un callejón oscuro volviendo de una fiesta de estudiantes, se me ocurrió tararearla en voz alta y pude pasar por esa calle sin problemas. Me sentí «poderoso». Así que pensé en hacer lo mismo antes de cada exámen y ¡funcionó! Ya no me quedaba en blanco, ni estaba estresado, ni nada de eso. Luego suspendí casi todos, pero eso es otra historia.

 

Ve y canta, adalid, con valor «seré más raudo que un río bravo,  tendré la fuerza de un gran tifón»

Dos años de prisión por comparar dos juegos

«¡Comparar no es justo!», declaró la juez justo después de dictar sentencia.

Y es que, el pobre Edwin S. Larock no se imaginaba la que se le venía encima cuando publicaba en su blog una (según dice su abogado) humilde opinión comparativa sobre dos videojuegos que actualmente están en boca de todos: Elden Ring y Lost Ark.

Edwin S., de Birmingham tiene desde hace años un blog en el que habla de videojuegos, hace comparativas, etc…

«Lo hago sin ánimo de lucro, los videojuegos son mi pasión desde que soy un crio y compartir mi opinión con los demás me gusta. Si puedo ayudar a otras personas a elegir qué videojuego jugar ya me habré dado por satisfecho.»

Sin embargo, el pasado lunes, Edwin publicó una comparativa sobre los dos videojuegos antes mencionados que no fue bien acogida.

Tanto Bandai-Namco (compañía que distribuye Elden Ring) como Smilegate (compañía que distribuye Lost Ark) no tardaron ni un segundo en lanzarse al cuello del pobre muchacho denunciándolo por injurias y calumnias contra sus trabajos.

Lo peor de todo es que la comparativa de Edwin no hacía ni un solo comentario negativo de ninguno de los dos videojuegos, simplemente se dedicaba a decir «lo que más le gustaba de cada uno».

A pesar de no ser una crítica destructiva, ambas compañías interpretaron que el halago hacia la otra compañía era un agravio contra ellas mismas, por lo que enseguida presentaron la denuncia en el correspondiente juzgado.

Gracias a los juicios express que se celebran en Estados Unidos, en menos de una hora Edwin se encontraba sentado en el banquillo con las esposas puestas y flipando por lo que estaba pasando.

Casi no tuvo tiempo de argumentarse cuando la juez dictaminó sentencia a favor de las grandes compañías, cuyos representantes lloraron y se abrazaron al saber que habían conseguido meter entre rejas a tamaño criminal.

Recordad, adalides: opinar es gratis, pero los actos tienen consecuencias.

Ve y opina, adalid (si te atreves) 

Una frutera de una conocida cadena de supermercados ha tenido que avisar que las peras no son mokokos

Y así, amigos, es como la realidad supera a la ficción. Desde el 11 de febrero, Lost Ark ha dado un duro golpe a la comunidad gamer de occidente, hasta el punto de llegar a este pequeño suceso anecdótico.

La responsable de la sección de frutería comprobó que, sobre todo desde principios de marzo, la venta de peras había incrementado notablemente con respecto a otros años y muy por encima respecto a cualquier otra fruta. Lo que en un principio parecía una anomalía puntual, que era buena para el negocio, ha tenido que ser intervenido por los responsables de la empresa matriz, pues había riesgo de desabastecimiento de peras.

Nadie entendía nada, ya bastantes problemas había con el aceite de girasol, que al menos ya tenía localizado el foco del problema, una desgraciada guerra; pero el tema de las peras, nadie lo entendía.

La frutera se puso en modo detective, y empezó a observar más cuidadosamente a la clientela que demandaba tan “enérgicamente” las peras. Normalmente eran jóvenes entre los 20 y 40 años, siempre atentos a la calidad de la materia y siempre seleccionando la fruta con un cuidado y un mimo totalmente desproporcionado.

Me fijé que incluso una señora se llevaba la fruta en una bolsa especial acolchada y claro, me llamó poderosamente la atención, por lo que le pregunté a qué se debía tanto mimo por las peras, y me dijo: «Qué peras, ni que peros, niña, esto son mokokos, pequeños y dulces niños que nadie debe comer, les estoy librando de una terrible muerte, y me sirve además para que me cuente para mis coleccionables de semillas de mokoko.”

La frutera entonces empezó a investigar, y en cuanto puso “mokoko” en Google todo empezó a tener algo de sentido.

“La gente está como una puta cabra en serio, yo estudié ADE para otra cosa, no para tener que decirle a la gente que una puta pera no es un puto mokoko. No te lo pierdas, que el otro día, me entró un friki que quería buscar una “sala oculta” para entrar al almacén y ver si había mokokos ahí, mokokos, que encima eso ni existe, mira de verdad, a ver si cae ya ese puto meteorito de una vez”.

Ve y farmea, kokomo, pero con cabeza.