Seleccionar página

El collar de Astraeth y como conseguirlo

Astraeth, el constelar que mostró a los druidas el poder de las estrellas. 

En los tiempos antiguos de Azeroth, cuando la magia aún era algo joven y desconocida para las criaturas que moraban nuestros mundo, existía una druida pandaren llamada Linhua la Armoniosa. Linhua era conocida por su conexión profunda con los reinos celestiales y su habilidad para comunicarse con las criaturas que moraban en las estrellas.

Un día, mientras meditaba bajo el resplandor de una noche estrellada, Linhua recibió una visión de una criatura celestial perdida en los confines del olvido. Esta criatura, conocida como Astraeth, era el guardián de un antiguo collar, forjado por los titanes y imbuido con el poder de las constelaciones mismas. Astraeth había caído en un profundo sueño en un rincón olvidado de Azeroth, y su collar, el Collar de las Estrellas, había sido dispersado en fragmentos por todo el mundo.

Guiada por su deber como protectora de la naturaleza y su deseo de restaurar el equilibrio cósmico, Linhua emprendió un viaje épico para reunir los fragmentos perdidos del Collar de las Estrellas. Durante su búsqueda, se encontró con numerosos desafíos y peligros, desde antiguas ruinas llenas de guardianes hostiles hasta cavernas oscuras infestadas de criaturas de las sombras.

Sin embargo, con determinación y sabiduría, Linhua logró reunir todos los fragmentos del collar, devolviéndole su antiguo esplendor. Con el collar completo en su posesión, Linhua convocó a Astraeth desde su largo sueño celestial. Astraeth, agradecido por la ayuda de Linhua, le mostró los secretos del poder de las estrellas y le pidió a Linhua que compartiese estos conocimientos son con aquellos que ella consideraba dignos.

Linhua llevó el collar consigo durante el resto de su vida, utilizando su poder para proteger la naturaleza y guiar a su pueblo hacia la armonía con el cosmos.

Aunque Linhua ya no camina entre los vivos, se dice que el Collar de las Estrellas aún reside en algún lugar de Azeroth. Quizás si hablas con Malfurión en el claro de la Luna, pueda darte algo de información al respecto. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído. 

La máscara del engaño y como conseguirla

La máscara que pondría engañar a los mismísimos Nathrezim

Antes de la primera guerra, en los tumultuosos días de formación de Ventormenta como una potencia política en Azeroth, Erwill Youngton, uno de los líderes más prominentes de la ciudad, buscaba consolidar su posición de poder. Consciente de la importancia de contar con agentes hábiles y discretos, buscó en las sombras a una figura legendaria: Pathonia Shaw, una ladrona conocida por su astucia y destreza sin igual.

Erwill le ofreció a Pathonia un trato tentador: la absolución de todos los cargos y penas pendientes a cambio de su ayuda para formar una sociedad secreta dedicada a salvaguardar los intereses de Ventormenta desde las sombras. Así nació el IV:7, una organización clandestina cuya existencia era conocida solo por unos pocos selectos.

En una de sus primeras misiones como líder del IV:7, Pathonia se encontró con una antigua orden que ya empezaba a hacer estragos en los reinos de Azeroth: el Martillo Crepuscular. Durante un audaz robo, Pathonia se apoderó de un objeto de gran poder: una máscara antigua, capaz de transformar al portador en la persona que deseara. Este artefacto, conocido como la Máscara del Engaño, se convirtió en un recurso invaluable para los agentes del IV:7, permitiéndoles infiltrarse en los círculos más poderosos y llevar a cabo sus misiones con éxito.

Sin embargo, cuando Erwill descubrió la existencia de la Máscara del Engaño, se horrorizó ante el potencial de manipulación y traición que representaba. Consciente del peligro que suponía para la estabilidad de Ventormenta, ordenó a Pathonia que destruyera el artefacto de inmediato. Aunque ella prometió obedecer, se rumorea que nunca cumplió con la orden de Erwill y continuó utilizando la máscara en secreto hasta el día de su muerte.

La historia de la Máscara del Engaño y su vínculo con el IV:7 permanecieron ocultos en las sombras de Ventormenta durante décadas, solo conocidos por unos pocos privilegiados. Pero el legado de Pathonia y su artefacto perduraría, convirtiéndose en una leyenda que aún perdura en los rincones más oscuros de la ciudad.

 

Quizás, en el cuartel general del IV:7, en Ventormenta, encuentres alguna pista sobre esta máscara. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído. 

La armadura del dragón de sangre y como conseguirla.

La armadura que fue clave en la defensa contra el segundo ataque de la legión ardiente. 

La historia de la Armadura del Dragón de Sangre se remonta a los días oscuros de Azeroth, cuando la sombra de la Legión Ardiente amenazó nuestro mundo por segunda vez. Mientras se desarrollaba la conocida batalla contra Archimonde en el monte Hyjal, otros puntos de Azeroth se defendían con uñas y dientes de los demonios de Sargeras.

Una de las batallas más cruentas sucedió en la periferia de la Montaña Roca Negra. Durante esta época de caos y desesperación, surgió una poderosa orden de caballeros, conocida como los Guardianes del Fuego, que se alzó para proteger las tierras de Azeroth de las fuerzas demoníacas que las asolaban.

Esta extraña alianza formada por humanos, enanos Hierro Negro y algunos dragones del vuelo rojo, decidieron forjar armaduras con las escamas de los dragones rojos caídos, resistentes al fuego de la Legión. El trabajo se realizó en las profundidades de la Montaña Roca Negra.

El tiempo se les echaba encima, por lo que solo les dio tiempo a forjar once armaduras que portarían once héroes. Estas armaduras se conocieron como las Armaduras del Dragón de Sangre.

La batalla fue ardua, pero finalmente los Guardianes del Fuego consiguieron detener a la Legión, aunque fue a costa de muchas vidas.

Todas las armaduras fueron destruidas excepto una, que fue escondida en las profundidades de la montaña como recuerdo y en honor a la extraña alianza que un día existió entre estas tres razas.

 

Si viajas a la montaña roca negra y accedes a la mazmorra conocida como «Profundidades de Roca Negra» buscando entre los archivos de la biblioteca de los enanos podrías encontrar la primera pista que te llevará a iniciar la cadena de misiones para obtener esta portentosa armadura.

 

Ve y lucha por Azeroth, Adalid. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.