Seleccionar página

La máscara del engaño y como conseguirla

La máscara que pondría engañar a los mismísimos Nathrezim

Antes de la primera guerra, en los tumultuosos días de formación de Ventormenta como una potencia política en Azeroth, Erwill Youngton, uno de los líderes más prominentes de la ciudad, buscaba consolidar su posición de poder. Consciente de la importancia de contar con agentes hábiles y discretos, buscó en las sombras a una figura legendaria: Pathonia Shaw, una ladrona conocida por su astucia y destreza sin igual.

Erwill le ofreció a Pathonia un trato tentador: la absolución de todos los cargos y penas pendientes a cambio de su ayuda para formar una sociedad secreta dedicada a salvaguardar los intereses de Ventormenta desde las sombras. Así nació el IV:7, una organización clandestina cuya existencia era conocida solo por unos pocos selectos.

En una de sus primeras misiones como líder del IV:7, Pathonia se encontró con una antigua orden que ya empezaba a hacer estragos en los reinos de Azeroth: el Martillo Crepuscular. Durante un audaz robo, Pathonia se apoderó de un objeto de gran poder: una máscara antigua, capaz de transformar al portador en la persona que deseara. Este artefacto, conocido como la Máscara del Engaño, se convirtió en un recurso invaluable para los agentes del IV:7, permitiéndoles infiltrarse en los círculos más poderosos y llevar a cabo sus misiones con éxito.

Sin embargo, cuando Erwill descubrió la existencia de la Máscara del Engaño, se horrorizó ante el potencial de manipulación y traición que representaba. Consciente del peligro que suponía para la estabilidad de Ventormenta, ordenó a Pathonia que destruyera el artefacto de inmediato. Aunque ella prometió obedecer, se rumorea que nunca cumplió con la orden de Erwill y continuó utilizando la máscara en secreto hasta el día de su muerte.

La historia de la Máscara del Engaño y su vínculo con el IV:7 permanecieron ocultos en las sombras de Ventormenta durante décadas, solo conocidos por unos pocos privilegiados. Pero el legado de Pathonia y su artefacto perduraría, convirtiéndose en una leyenda que aún perdura en los rincones más oscuros de la ciudad.

 

Quizás, en el cuartel general del IV:7, en Ventormenta, encuentres alguna pista sobre esta máscara. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.