Genn Cringris no podrá dar su regalo de «reyes» a Anduin

El viejo Genn aguarda impaciente el regreso de su hijo adoptivo.

Hoy es la noche mas mágica del año, la noche en la que todos los niños de Ventormenta se acuestan pronto porque saben que mañana cuando se despierten, sus árboles de navidad estarán rodeados de regalos y sorpresas. Pero hay un señor que no es feliz, un señor que sabe que no sentirá la magia ni aunque se vaya al barrio de los magos.

Hace años que Genn Cringris no sonríe y algo dentro de su pequeño corazón lupino le dice que esta noche tampoco será así.

En un cajón de su dormitorio, Genn guarda desde hace cinco años, un pequeño paquete envuelvo en papel de regalo azul y dorado que espera poder entregar algún día al joven Anduin desaparecido.

Los sirvientes aseguran que cada año por estas fechas, Genn se encierra en sus aposentos y no se deja ver durante dos semanas, pidiendo que le sirvan la comida en su habitación.

Algunos aseguran que mira melancólico desde su ventana las puertas de la ciudad, esperando ver el brillo dorado de los cabellos del muchacho.

¿Será éste el año que vuelvas a casa, joven León? 
Este viejo Lobo espera impaciente tu llegada. 

El contenido de esta noticia está 100% garantizado como falaz. Creételo solo bajo tu responsabilidad.  elpergamino.es no se responsabiliza de las conclusiones precipitadas a las que llegues tras haberla leído.