El plan del Carcelero hace aguas por todas partes

Nuestro súper-villano favorito de Shadowlands, no ha parado de repetirnos una y otra vez, que “Nadie sale de las fauces”, algo curioso porque los adalides tenemos pase VIP y eso es como «el conio de la Bernarda». Lo irónico es que tito Zovaal también quiere tener ese pase para irse de parranda para hacer sus cosas de malo, maloso.

El problema está en que la estrategia empresarial de Blizzard parece que no va en sincronía con la historia del juego, y aunque nuestro carcelero de confianza se ponga intensito por aparentar ser el más maligno del mundo universal, hace aguas por todas partes su malvado plan.

Shadowlands salió el 23 de Noviembre de 2020, es decir, llevamos 6 meses sin contenido nuevo desde entonces, y la emoción de todos los jugadores se ha ido desinflando con cada semana que va pasando, Y ES NORMAL.

Todos pensábamos que el problema de Shadowlands era la falta de ánima, pero es que donde aparentemente falta ánimo es en Activision Blizzard que no se entiende este tiempo tan laxo entre parche y parche de contenido. Qué si, que estamos en pandemia y todo lo que tu quieras, y que el trabajo se ha llevado a casa, pero… ¿de verdad es necesario tanto tiempo?

Total, que todo esto no hace más que desbaratar los planes del Carcelero. El pobre, por mucho que se esfuerce en evitar que “nadie salga de las fauces” le va a dar igual, porque si no hay jugadores, no hay nadie a quien evitar que se salga.

Luego dirán que si el Carcelero no tiene carisma, que si Denathrius es un gigoló y es el verdadero ente que maneja al resto como marionetas y demás fumadas mentales, porque al final la imaginación del jugador vuela más alto y es mucho más atrevida que la de que proporciona Blizzard de manera canónica.

La estrategia elaborada durante eones por el carcelero para recuperar lo que “por derecho es suyo”, no hace más que tener retrasos y más retrasos. Hemos hablado con él y nos ha dicho esto al respecto:

«Yo, de verdad que lo intento. Quiero ser el malvado más maligno del Universo, pero cuando Blizzard se puso en contacto conmigo para darme este papel, no me habló de pandemias, ni de retrasos de contenido, ni de que su propio equipo se iba a desmantelar a cuenta gotas durante el periodo de mi contrato.

Yo estaba muy a gusto haciendo ganchillo con mis cadenas en Torghast.

¡Es que vaya tela! Eones planeando mi TFG para salir de las fauces y ya no tengo ni jugadores a los que doblegar… todos se están yendo a la competencia. ¡Vergüenza!

Encima ahora tengo que cuidar al mocoso rubio y lidiar con la actitud adolescente de la elfa emo.» — Zovaal