Incertidumbre laboral en las Tierras Sombrías

El contrato de dos años que tenían los Eternos y todo su séquito, casi llega a su fin y la falta de información pone en alerta a los sindicatos.

Faltan unos meses para que se cumplan dos años desde el lanzamiento de Shandowlands, ya en un lejano y extraño 2020. Como con cada expansión, los miembros de la misma firman un contrato de dos años con opción de prórroga, en periodos trimestrales, en función de cómo se desarrolle la propia expansión. Sin embargo, es la primera vez desde que se lanza el juego que, aproximándose ya la fecha de vencimiento, los protagonistas aún no saben qué va a ocurrir con sus contratos y su futuro laboral.

Pélagos, representante del Sindicato de Personajes No Jugadores.

Es la primera vez que los miembros de una expansión no sabemos qué va a ocurrir con nuestros contratos a tan poco tiempo del fin. Sabemos que ha sido una situación totalmente excepcional y atípica y Blizzard nos ha pedido que tengamos paciencia, pero no sabemos qué va a ocurrir a partir del 23 de Noviembre de 2022 y muchos tenemos que ir ya buscando opciones, preparando curriculum, solicitando trabajos en otras empresas, entrevistas, formación, familia. Necesitamos organizarnos y así no hay manera. 

Los sindicatos nos hemos reunido con Blizzard en innumerables ocasiones pero siempre es lo mismo, excusas y paciencia. 

Mientras tanto vemos que Blizzard está trabajando ya duramente en Dragonflight pero nosotros seguimos aquí sin saber nada. 

 

 

Por su parte, Blizzard se defiende asegurando que trabajar duramente en Dragonflight es la forma que tienen de ir cerrando temas y confirmando tiempos y fechas, no solo del lanzamiento de la nueva expansión, si no también del cierre de la antigua y por lo tanto, del cese de contratos. 

Desde el sindicato de NPCS aseguran que, si en las próximas semanas no tienen información concreta, acudirán directamente a los tribunales. 

Ve y no la líes, Adalid

Blizzard no ha publicado la fecha para el 9.2.5 porque también se ha encriptado

Todo el mundo está impaciente por la salida de la última actualización de Shadowlands y, aparentemente, Blizzard se estaría haciendo de rogar. La realidad, como siempre, es tan sencilla como absurda.

En este último parche, hay un montón de información encriptada, que, en condiciones normales, ya habría sido datamineada, pero han querido guardar con celo cierta información, como una posible raza aliada con la precompra de Dragonflight y una cadena de misiones cuya protagonista es nada más y nada menos, que Calia Menethil con la que se cerrará del todo la trama de Shadowlands.

El problema es que el nuevo sistema de encriptación se nos ha ido un pelín de las manos, y no solo ha quedado encriptado lo que estaba previsto, sino también la fecha de lanzamiento del 9.2.5. Si desencriptamos el parche para volver a recuperar la fecha, también lo haría el resto de información, y para lo que queda no vamos a arriesgarnos si está todo programado, la verdad, no sabemos qué fecha elegimos al final. Lo que sí sabemos es que será Pronto™, equisdé.”— Jacinto Costas, Director de World of Warcraft y a veces disléxico.

Así que nada, habrá que esperar a que el propio sistema se lance por sí mismo y todo quede en una anécdota graciosa. Aunque sería la guinda del pastel al último parche de una de las expansiones más impopulares hasta la fecha.

Ve y sé paciente, Adalid, algún día se publicará. No desesperes que aún queda mucho para Dragonflight.

La nueva vida de Sylvanas tras su juicio

«Tanta paz dejes como descanso llevas»… pero sin descanso KEK

Hace unos días tuvo lugar el famoso juicio a Sylvanas, un acontecimiento crucial para World of Warcraft, que todos estaban esperando con ansias, para finiquitar por fin esta expansión dar por concluído este largo capítulo en la vida de la forestal

Sylvanas apareció con semblante pálido (KEK) y mirada perdida (más KEK) esperando su veredicto final. Tras unas breves palabras, el nuevo Enjuiciador le pasó la «patata caliente» a la propia Sylvanas, diciendo «sabes bien quién debe decidir tu castigo», a lo que ésta respondió «mi ex-amiga Tyrande Susurravientos».

Entonces se vivieron unos momentos bastante tensos, en los que Tyrande y Sylvanas intercambiaron  algunas palabras, en las que la forestal casi pierde la no-vida, para luego marchar escoltada hacia su destino final. 

Tras una breve declaración, Tyrande condenó a Sylvanas a vagar por toda la Eternidad en las Fauces con la única misión de rescatar, una a una, todas las almas perdidas en ellas. Y son muchas, ya os lo decimos nosotros.

Las últimas palabras de Sylvanas, antes de saltar al pozo, fueron: «volveré a empezar, desde abajo»

Empieza siempre desde cero, Adalid, es decir, desde abajo KEK

Se venden los 21 gramos de alma que quedan de Arthas Menethil

¡¡Me los quitan de las manos, señoras!! — Zovaal

Zovaal ha sido pillado en el chat de comercio spameando: “Se venden 21 gr de Arthas Menethil. Cosecha del 2010. Cobro en oro, todo legal.”
El Carcelero sabe que está a punto de cerrar el negocio del tráfico de almas ilegales interestelares y ya ha sacado su outlet a la venta para cerrar la temporada de Shadowlands.

El problema de las almas, es que son muy volubles. El viejo árbitro estuvo durante eones investigando la cristalización de las almas, hasta que por fin pudo contenerlas y almacenarlas como gemas “chachis-piztachis”. Dejó su antiguo trabajo por desavenencias familiares y se montó un puestecito en Las Fauces, donde empezó a comerciar con ellas y a la vez a ganar dinero con los especuladores de todos los cárteles del cosmos. Al cabo de unos pocos eones, Zovaal ya era archimillonario, y tenía los recursos para mantener tropas y ejércitos, el resto, como se suele decir, ya es historia.

“Yo, en verdad, quería ser joyero, pero mi familia se empeñó en que tenía que ser Árbitro. Ni siquiera me gusta el deporte. Para una vez que tengo iniciativa en montar un negocio, todos mis hermanos se pusieron en contra. En fin, la hipotenusa.” — Zovaal

¡¡ATENCIÓN SPOILER!!

El tema es que ya todo el mundo sabe que Anduin esta más fuerte que el vinagre, gracias al apoyo cooperativo de su padre y de Varok, y rompió la gema de alma que imbuía de manera impía el arma de Anduin, Shalamayne. Al romperla, se liberó un extraño gas azul luminiscente, que resultó ser lo último que quedaba de Arthas Menethil.

“Pues esto, señoras, es lo que se vende. Seé que hay mucha viuda de Arthas y mucho pro-player que si pudiera, se esnifaba lo poco que queda de Arthas. Así que venga, que yo vea esas criptomonedas que me jubilo ya.» — Zovaal

Ve y compra adalid, pero con cabeza.