Seleccionar página

La «Asociación por la conservación del cofre de tesoro» en contra del vuelo.

Desde que los jugadores desbloquearon el vuelo esta última semana, todo ha sido un jijijaja para para terminar misiones, llegar antes a los rares o recoger tesoros de lugares recónditos, antes inalcanzables.

Es toda una alegría poder volar en las Tierras Sombrías, así te lo digo. Ahora es mucho más fácil avanzar con los alters, hacer misiones del mundo o ir directos a buscar cofres y juguetes. Una maravilla (Mike Hastings, jugador de Wow)

Pero, existe un grupo de personas, trabajadores del sector videojueguil, que no está nada contento. Se trata de la «Asociación por la Conservación del Cofre del Tesoro». Esta asociación defiende que el vuelo «ha sido, es y seguirá siendo lo peor para el juego«. Uno de sus miembros, Jonas Kofraskis, nos lo cuenta:

Nuestro trabajo es muy simple: tenemos que ir por todas las Tierras Sombrías colocando cofres del tesoro en distintos lugares. Evidentemente, existen cofres con recompensas más «pobres» (telas, cueros, menas, alguna pieza de armadura) y cofres más «especiales» (algunos incluyen mascotas o juguetes e incluso monturas). Por supuesto, su localización varía en función del tipo de recompensa que guarda en su interior. Hay cofres en ramas muy altas de Ardenweald, que pueden conseguirse usando trucos, como los champiñones saltarines. Pero claro, al habilitarse el vuelo, ya no tiene gracia «buscarse la vida», simplemente vuelas hasta esa rama y listo. Y eso no nos gusta nada. Destruye todo nuestro trabajo.

Reivindican, además, que en esta expansión ha sido todo muy fácil: «al menos en las anteriores, los jugadores debían currárselo un poco más, subiendo reputaciones, pero hasta eso nos lo han quitado». Está claro que supone un problema para esta asociación. ¿Cómo podrían los jugadores cambiar esta situación?: «Muy sencillo, que no usen monturas voladoras. Que vayan a patita, que usen trucos, paracaídas y cosas así. Al menos durante unos días, copón, que nos dé tiempo a pensar lugares nuevos. Por suerte, nos queda Korthia

Ve y descubre, pero a pata.