Cringrís no tiene nada que ver con Toys’R Us

Genn Cringrís ha acusado a la cadena minorista internacional de juguetes ToysRUs de copiar su imagen sin su consentimiento y haber reproducido sus características físicas en varios de sus muñecos de peluche.

Me dicen que debería sentirme halagado, pero parece que nadie entiende lo incómodo que es ir por la calle y que cada diez pasos un niño aleatorio quiera abrazarme. Y sobre todo ahora en Navidad con el bombardeo de anuncios de juguetes en todas las cadenas. No me parece bien ver cómo han arrancado mi imagen y llenado con ella metros y metros de estanterías de juguetes. No he sobrevivido a tres guerras para esto.

Los diseñadores se han defendido trayendo a colación la primera enmienda y su derecho “a crear trabajos –bajo cualquier forma– que se relacionen con gente y eventos reales”. Además, señalan que su apariencia actual no es tampoco mérito propio sino de Arugal, que por el momento ha decidido no hacer declaraciones al respecto.

Ve, y sé original, Adalid.