Seleccionar página

Cringris sale todas las mañanas a mirar al cielo

Triste, melancólico, taciturno… El bueno de Genn está en una terrible depresión. Después de ver como los Jurafauces se llevaran ante sus narices al rey de Ventormenta (Stormwind para los pr0s), Genn ha quedado abatido ante la impotencia de impedir un acto tan atroz y mezquino por parte de Sylvanas.

Todas la mañanas, cuando hace su clásico paseo pipican, va hacia el monumento de la tumba de Varyan Wrynn y mira a los cielos con la esperanza de que venga alguien a recogerlo para poder estar con su amado rey. Se siente solo y Turalyon no es tan «guay» y no hace tan buenas migas como con el joven rey.

Desde que Liam fuera asesinado a mano de Sylvanas (en un acto a lo Guardaespaldas al interponerse en una flecha que iba dirigida a él) nuestro rey de Gilneas trató a Anduin como a un hijo. Verlo desaparecer, de nuevo, evoca tragedias pasadas y aviva, más si cabe, un odio y rencor insano hacia la reina alma en pena. Es un duro golpe al viejo huargen, otro más.

Estoy todo el día de mal humor. No soy capaz de nada y todo por culpa de Sylvanas… ¡Qué elfa más despreciable!

  • Me duele la espalda, es culpa de Sylvanas
  • Tengo malas pulgas, es culpa de Sylvanas, je
  • Me quedo sin dueño, digo sin rey, culpa de Sylvanas

Ahora tengo que dar los paseos y jugar a la pelota yo solo. Turalyon es un mandón y me ha puesto a régimen estricto porque dice que estoy cogiendo peso y ya tengo una edad. Que se vaya a la mierda el gusiluz ese.
Anduin… ¿dónde estás? — Genn Crisgris