Seleccionar página

Angus Picohierro, un expedicionario novato, quiso demostrar que «podía hacerlo sólo» y salió mal.

Angus Picohierro, un novato perteneciente a la Liga de los Expedicionarios, ha tenido que ser rescatado por miembros expertos de «Búsqueda y Rescate de Personajes Que No Son Héroes» durante la pasada madrugada.
El rescate, muy peligroso, tuvo lugar en el fondo de un barranco de las inexploradas Islas Dragón. A continuación, os dejamos el relato de lo ocurrido:

 

Eran alrededor de las 4h de la madrugada, cuando recibimos un correo urgente en la Sede de «Rescate blabla» donde solicitaban nuestra ayuda para socorrer a uno de los expedicionarios de la Liga. Nos quedamos bastante sorprendidos, la verdad, ya que esta gente tiene fama de estar siempre muy bien preparada, pero oye, si hay que ir se va. Lo curioso es que el lugar no nos sonaba de nada: las Islas Dragón. Tuvimos que contactar con la Oficina Central, quien nos puso en contacto con el IV:7 y total, un follón. Al final, unos dragones muy majos nos abrieron un portal y pudimos rescatar al palurdo joven novato.
(Jonas Pieldura, rescatador)

 

En cuanto a Angus, él mismo nos explica su aventura:

Siempre he admirado la labor de Brann Barbabronce, el mayor explorador de Azeroth, y desde que soy pequeño (más pequeño, ya sabes, soy un enano KEK) he querido ser como él. Así que entré en los Expedicionarios muy entusiasmado. Estaba en una cueva de Uldum, cuando vi algo raro: un artefacto extraño que brillaba con una luz dorada. Pensé en llevarlo a la sede, pero luego me dije «muchacho, ésta es la oportunidad de tu vida» y vaya si lo fué. Nada más tocarlo, aparecí deslizándome por una pendiente rocosa y me invadió el pánico, ya que no parecía tener fin. Cerré los ojos y cuando los abrí, estaba tirado en un charco de barro en un lugar nunca visto. Lo último que recuerdo es que de desmayé y después, estaba colgando de una cuerda boca abajo.

 

 

Por suerte, el rescate fue todo éxito, y Angus podrá volver muy pronto a la taberna a beber cervezas con sus compañeros.

Nunca explores en solitario, Adalid.