Seleccionar página

La tragedia produjo unos bollos dulces con sabor a alma deliciosos

Como todo el mundo ya sabe (y si no lo sabe es porque no está atento) uno de los capítulos finales de Shadowlands cierra la trama de la tragedia de Teldrassil que se produjo al final de Legión. La Reina del Invierno le regala a Tyrande una semilla con todas las almas de los Kaldorei.

Esa semilla que, en principio, se iba a utilizar para hacer renacer el árbol de los Elfos de la Noche, ha sufrido un destino totalmente distinto al esperado.

Argala Aromamargo, la cocinera oficial de la Corte Real, confundió la semilla con uno de los ingredientes necesarios para su pan dulce.

La culpa es de Tyrande por dejar la semilla al alcance de cualquiera. Yo estaba tranquilamente en mi cocina, haciendo mis cosas y ella dejó la semilla junto a los otros ingredientes.

La forma de la semilla era muy parecida al agua de arce que utilizo para mi pan dulce, la verdad es que ni me fijé, la abrí y la volqué en el cuenco y seguí a lo mío. 

Sí que es verdad que cuando estaba removiendo la mezcla oía como gritos lejanos, pero no le di importancia.

Después, al meterlo en el horno escuché que alguien decía «Otra vez no» pero no le presté atención, yo cuando cocino, cocino. 

Ya le he dicho a Tyrande que si me puede conseguir otra de ésas porque le da un toque al pan dulce que jamás había visto. 

Tyrande no ha querido pronunciarse ante estos hechos y se ha comido un trozo del pan dulce mientras lloraba.

Que aproveche, Adalid