«Menos es más»: nuevo lema de Blizzard.

Este fin de semana pasado pudimos ver y disfrutar el evento «Summer Game Fest», que traía numerosas novedades sobre videojuegos, algunos de los cuales saldrán antes de finalizar el año 2021 y otros que fueron anunciados para 2022.

Muchos de nosotros (sí, El Pergamino también) estuvimos pegados a las pantallas para ver el desarrollo de este acontecimiento, que representa la antesala del evento «gaming» más popular: la Gamescon, que tendrá lugar a finales de agosto.

Como buenos fans de Blizzard, y sobre todo de World of Warcraft, estábamos esperando «el gran anuncio»: la fecha de salida del parche 9.1.
Pero no fue así. Lo único que la empresa anunció fueron dos skins (apariencias) para el juego de Overwatch 2. Podemos decir que fue una gran decepción.
Inmediatamente después, Internet (sobre todo Tuiter) se llenó de miles de memes acerca de este hecho y pudimos ver opiniones muy diversas. Desde el «total, no esperaba otra cosa«, «Blizzard sólo piensa en su dinero«, «esto es un contratiempo sin importancia» o incluso «Blizzard lo está haciendo bien«. Esta última declaración llamó la atención de El Pergamino y fuimos a dar con su autor/a.

Blizzard lo está haciendo genial, no cabe duda. No ha presentado nada nuevo y sin embargo, todo el mundo ha hablado de la empresa. Es una victoria de manual, claramente. El equipo de marketing lo está haciendo genial, mis dieses a todos ellos. Como jefa de Departamento de Logística de Redes, estoy muy contenta con esta labor y, seamos sinceros, me llevo un buen pellizco, jijijaja (Mary S. Hays, orgullosa de su labor)

Puedo decirte que es la mejor táctica que hemos empleado nunca, y llevo ya más de 18 años en la empresa. Salimos a escena, presentamos dos skins de un juego, no hablamos ni por asomo de World of Warcraft, pero todos nos mencionan. Hemos pensado hacer lo mismo en la próxima Gamescom: no revelaremos fecha del 9.1, ni hablaremos de la futura expansión, sólo habrá un poco de música, redoble de tambores y ¡4 skins para OW2! Jajajaja, será genial -nos confiesa Brian C. Beckwith, trabajador de blizzard (o eso dice él)

Así pues, «menos es más».
Ve.
ª

El parche 9.1 saldrá el 1 de julio!

Esta madrugada saltaban todas las alarmas: ya se sabe la fecha de salida del parche 9.1, que será el día 1 de julio.

No puedo decir mi nombre, pero os aseguro al 100 por 100 que la fecha oficial de salida del parche 9.1 es el día 1 de julio… Lo que no recuerdo es de qué año estaban hablando, ¿quizás 2022? ¿2023? No importa, ¡el hecho es que estoy emocionado! Espero que los jugadores se lo tomen igual que yo.

Eh…. no, parece que no todos los jugadores se lo toman igual de bien. Algunos han decidido no sólo cancelar sus suscripciones, si no desinstalar todos los juegos de la franquicia. «Me siento estafado, sinceramente. Tengo que cambiar el rumbo de mi vida de gamer. Ahora me dedicaré, por fin, a mi granja de Facebook, que la tenía muy parada. Quiero reconciliarme con la naturaleza«

Sin embargo, encontramos una pequeña comunidad que sí está entusiasmada, puede que incluso esté algo drogada flipada. Ellos son los «Seguidores del Propósito» y sienten una gran alegría por esta noticia: «siempre supimos que El Propósito estaba en lo cierto, ya que nos transmite ideas directamente a nuestras mentes. Una de ellas, claramente, fue la salida del parche el 1 de julio. Estamos preparados y entusiasmados, aunque tengamos que esperar un mes o dos años«.

En cuanto a los directivos, parece que no les afecta esta filtración. «Lo tenemos todo calculado: hemos dado una fecha, que es lo que se nos pedía. Sí, puede que sea incompleta pero, qué más da. Tenemos un gran número de jugadores enganchados a la TBC Classic y bueno, estamos negociando comprar Facebook y sus juegos de navegador. Es una jugada maestra«.

Ve y sírvete una copa, adalid, esto va para largo.

***Nota: La idea original para este artículo nos la dió Ikki (@ikkikun1988 en Twitter).
Mil gracias de parte del equipo de El Pergamino.

El regreso de N’zoth, la vieja confiable: «orac ragap a siav ol»

Habéis leído bien el titular y os aclaramos que NO, no hay ninguna errata y SI, N’zoth regresará en el parche 9.2. 

Los ánimos no están siendo muy optimistas en las oficinas de Blizzard. Tras el desplome de las suscripciones activas, los directivos se vieron obligados a sacar la TBC Classic (que estaba prevista para septiembre) para repuntar un poco el número de jugadores activos.
Recordamos que, pagando la suscripción del Wow, puedes jugar a las 3 versiones del juego: Classic, Retail y Burning Crusade Classic. 

Con toda esta ola de nostalgia y “novedad”, ahora respiran más tranquilos, pero la sombra del fracaso persiste.
La que tildaron como “expansión más ambiciosa” se derrumba por todos lados: Torghast es prácticamente infumable, las Fauces, más de lo mismo, y con las campañas de Curia a máximo nivel, la gente se aburre y deja el juego.
En Blizzard lo tienen claro: “cuando las cosas no van bien, llamamos a viejos pesos pesados del lore para arreglar la situación. Lo hicimos con Illidan en Legión, hemos traído al Príncipe Negro en BfA y ahora tenemos a Thrall en Oribos. Pero sigue fallando algo.”

“A mí me vinieron a buscar arrastrándose por los suelos como viles gusanos. Les dije que no era necesario, pero mira, los humanos son bastante tontos y sinceramente, me gusta que se humillen – nos cuenta N’zoth – Que yo estaba muy feliz en Ny’alotha, ¿eh? Una vez acabó la raid (una ilusión, ya sabes) se fueron todos y me dejaron tranquilo de nuevo. Pero ahora quieren que vuelva y siembre el caos allá donde pise. No sé qué de la vieja confiable.”

Una de las “novedades” que traerá el regreso de N’zoth, es que no se entenderá nada de lo que diga (aún más) y así los jugadores/adalides podrán pasar mucho tiempo intentando descifrarlo. Podremos oírle decir cosas como «orac ragap a siav ol, sodaraperp siatse on» (le hace mucha ilusión decir esto) o también «¿sednocse éuq?, nóisuli anu» nos confiesa este Dios del Vacío. 

“Me gusta trolear a los habitantes de Azeroth; y lanzar frases sin sentido, lo que más. Porque, a ver, ¿tú sabes la cantidad de horas de charla y especulación que hay sobre mi por internet? Ni te acercas! Y bueno, hay algunas frases que están demasiado manidas, ya. Las voy a cambiar por nuevas frases sin sentido, pero escritas al revés. ¿A qué es la bomba?

Esperemos que sea más que suficiente para que las cosas cambien en Wow.

¡Dilada, evris y ev!

Miles de jugadores atascados en el Portal Oscuro.

La reapertura del Portal Oscuro es, quizás, el evento más esperado de este año. En vistas a las pocas novedades que trae el Wow actual, al menos en su versión retail, los jugadores llevan varias semanas deseando que llegue el nuevo «Burning Crusade Classic». Que ya ves tú, es como el primero que salió hace 15 años, pero KEK, nostalgia wins.
Tanto es así, que han estado leveando sus personajes en el «nuevo Classic» hasta el nivel 60 para poder «volver a sentir» ese subidón de la primera vez.

Llevo unos 12 años aquí, en el Castillo de Nethergarde, y esto ha estado bastante tranquilo hasta que anunciaron la dichosa reapertura.  La llegada masiva de toda esta gente me pone de los nervios – nos confiesa uno de los guardias de la fortificación Alianza – Hace algunas semanas llegaron los primeros adalides y bueno, podíamos atenderlos bien, y era agradable hablar con gente nueva. Pero esto es insoportable. Voy a pedir un traslado a Theramore, me han dicho que es más tranquilo.

Por el lado de la Horda, las cosas son muy parecidas: «teníamos carne suficiente para los 4 orcos que estamos aquí, pero esto es una locura. Aunque, bien mirado, se pueden hacer Mak’gora a mansalva, ¡muhahahaha!«.

Ni el hambre ni el sueño parecen disuadir a tantos adalides:

Hemos venido a cruzar el Portal por segunda vez, y es lo más emocionante del mundo. Hay pipiolos aquí que lo harán por primera vez y se ven a sí mismos como héroes. Imagínate que el portal falla y no pasamos todos. O que pasamos todos pero algunos se quedan atrapados como Turalyon en el vacío Abisal. Pobres novatos. Buah, ¡no puedo con los nervios!

Sin embargo, el problema principal es la saturación que sufre la rampa de acceso: todos quieren ser el primero en cruzar y eso implica empujones, peleas por mantener el lugar en la «fila» y algún que otro herido. Tanto Hordas como Alianzas parecen haber dejado a un lado sus diferencias y sólo les importa cruzar en primer lugar.

«Son como los jubilados a las puertas del supermercado un lunes por la mañana. Es una locura» (soldado random apostado en el Portal).

Ve y cruza, adalid. 

Las croquetas que no te comes, acaban siendo Drust.

Los Drust, esos seres malvados que pululan a sus anchas por ciertos bosques, son en realidad croquetas. Pero no cualquier croqueta: son las croquetas que NO TE HAS COMIDO.
El hecho de dejar una croqueta, la última croqueta, abandonada en un plato, es un acto de lo más deleznable. Si alguna vez has cometido tal atrocidad, que sepas que lo vas a pagar muy caro.

Efectivamente – nos aclara un anónimo Kyrirano – veníamos observando un hecho bastante extraño: las almas de los mortales viajan directas a Las Fauces (ya sabes, Enjuiciadora fuera de cobertura) pero hay otras almas que, inexplicablemente, llegan a algunas zonas de Ardenweald y toman forma de Drust.  Hemos intentado ponerle solución, pero nos ha resultado imposible. 

«En Ardenweald intentamos «curar» esas almas afligidas pero es bastante complicado. Algunas de esas «croquetas», como las llamáis, se han convertido en monstruosidades élites y son muy vengativas. Su vida debió ser muy terrible para pagarlo de esta manera«, nos confiesa una de las hadas rándom del Bosque.

Nuestra conclusión es muy simple: NUNCA, bajo ningún concepto, dejes ABANDONADA a la última croqueta del plato. Su venganza podría ser mucho más que terrible.

Ve y come, adalid.